domingo, 2 de octubre de 2011

Veinte años de "Ética para Amador"

Fernando Savater, Fuente de la imagen
Ética para Amador nunca fue un recetario de soluciones –hay que hacer esto, no hay que hacer aquello– sino una invitación. ¿A qué? A reflexionar. ¿Sobre qué? Sobre la orientación que podemos dar a nuestra vida. Porque la ética consiste en intentar vivir a propósito, de un modo deliberado y consciente, sin limitarse a seguir como un borrego la rutina establecida, los mecanismos colectivos o imitando sin crítica a la mayoría de quienes nos rodean. Y esa reflexión a la que este libro invita tiene tres características que conviene recordar: 

Es autónoma, o sea que cada cual debe pensarla por sí mismo y para sí mismo. No es una serie de mandamientos que hay que aprender, sino ideas y pautas para actuar que hay que comprender. Otras personas o los libros pueden enseñarte muchas cosas interesantes, pero vivir es una experiencia que nadie puede hacer por ti. Y vivir como de veras te conviene es una decisión que sólo tú puedes tomar. 

Es laica, o sea que depende de tu capacidad de razonar y no de tus creencias, por respetables que sean. La ética no proviene de dogmas religiosos o políticos, sino de argumentos y conocimientos sobre los que cada cual debe pensar. Todos somos a ratos «creyentes» en esto o en aquello –suele depender de dónde hemos nacido y de la fe de quienes nos rodean– pero la ética está destinada a los momentos en que nos portamos como «pensantes». 

Es alegre, o sea que se ocupa de cómo mantener y aumentar tu gozo humano de vivir. Obrar bien no es una penitencia ni el sufrimiento indica que se ha escogido el mejor camino. Es verdad que a veces comportarse como humanos racionales y libres comporta esfuerzo, incluso algún sacrificio. Pero el objetivo es mantener y aumentar la alegría de existir, que no equivale a aturdirse o a no querer ver los aspectos difíciles y hasta terribles de la vida. Aprender a amar la vida humana es aceptarla en sus placeres y también en sus dolores, pero procurando siempre hacerla más plenamente gratificante para uno mismo y para quienes la comparten con nosotros. 

Fernando Savater: Ética para Amador 

Fernando Savater es el otro autor que más vamos a trabajar este curso en las clases de Educación Ético-Cívica. Se cumplen este año nada menos que veinte años desde la primera publicación de su Ética para Amador, la más importante obra de referencia de la enseñanza de la ética en nuestro país. Con tal motivo, la Editorial Ariel ha convocado un concurso escolar para celebrar esta efeméride. Se trata de la presentación de un trabajo relacionado sobre algunos de los temas tratados en el libro y que deberán tener una extensión de 4 a 8 páginas. Desde la página web creada para dicho concurso, se proponen los siguientes temas: la inmigración, los nuevos modelos de familia, el uso de las redes sociales e internet, la manipulación genética y avances científicos, el sistema financiero actual, las adicciones, la corrupción, la ecología, las religiones o la libertad, siempre relacionándolos con la convivencia en la sociedad actual. Los trabajos serán evaluados por un jurado presidido por el propio Savater. La clase, de ESO o de Bachillerato, que presente el mejor trabajo recibirá la visita del filósofo, quien dará una clase de ética a los alumnos. Además, los 50 primeros centros participantes se les entregará un lote de cinco libros de la Editorial Ariel de temática filosófica y/o ética. Como veis, este curso tiene un aliciente aún mayor leer esta importante obra. Para mayor información, podéis pulsar sobre la imagen de abajo. Ahí encontraréis una ficha del libro y una guía de lectura con ejercicios que formará parte del trabajo que tenéis que presentar para superar el curso en la fecha que acordemos. 

Os dejo también otro vídeo de la serie Pienso, luego existo, dedicado esta vez a este importante pensador. Leed con atención el texto que encabeza esta entrada. Su lectura, así como la del texto anterior de Marina, debería aclararos ya de qué va esto de la ética: de reflexionar, de no contentarnos con proferir un mugido bovino como única respuesta hacia los problemas a los que diariamente nos tenemos que enfrentar. Como diría Marina, “Ser libre, ser sabia, ser inventiva, tales son las aspiraciones de la inteligencia. Éstas son sus tres funciones: controlar su propio funcionamiento, conocer la realidad e inventar posibilidades”. 


Fernando Savater, el 'activista del pensamiento' 
Pulsad sobre la imagen para acceder al vídeo

1 comentarios:

Anónimo dijo...

excelencia de aprendizaje el que nos relata Savater en el libro. ))auX((

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba