sábado, 1 de octubre de 2011

Resucitar a Sócrates

Forges, El País, 12/06/2011
¡Sería, en efecto, una hermosa vida para un hombre de mi edad salir de mi ciudad y vivir yendo expulsado de una ciudad a otra! Sé con certeza que, donde vaya, los jóvenes escucharán mis palabras, como aquí. Si los rechazo, ellos me expulsarán convenciendo a los mayores. Si no los rechazo, me expulsarán sus padres y familiares por causa de ellos. Quizá diga alguno: «¿Pero no serás capaz de vivir alejado de nosotros en silencio y llevando una vida tranquila?» Persuadir de esto a algunos de vosotros es lo más difícil. En efecto, si digo que eso es desobedecer al dios y que, por ello, es imposible llevar una vida tranquila, no me creeréis pensando que hablo irónicamente. Si, por otra parte, digo que el mayor bien para un hombre es precisamente éste, tener conversaciones cada día acerca de la virtud y de los otros temas de los que vosotros me habéis oído dialogar cuando me examinaba a mí mismo y a otros, y si digo que una vida sin examen no tiene objeto vivirla para el hombre, me creeréis aún menos. Sin embargo, la verdad es así, como yo digo, atenienses, pero no es fácil convenceros. 

Platón: Apología de Sócrates

Tomo el título de esta entrada del prólogo que Gabriel Arnáiz ha realizado a su magnífica antología sobre la obra de Oscar Brenifier, gran impulsor de la “práctica filosófica”, movimiento que pretende acercar la filosofía a todo el mundo en general, recuperando sus fundamentos socráticos; es decir, el diálogo en sentido amplio. Filosofar como Sócrates es el título de esta obra de imprescindible lectura, sobre todo para los que nos dedicamos a la enseñanza de la filosofía. Precisamente, estamos abordando estos días en clase la mayéutica socrática y su doctrina moral, el intelectualismo moral, que tan desconcertante os resulta a veces. Os dejo varios materiales. En primer lugar, un esquema (reelaborado a partir del original de Rafael Robles en Filotic). A continuación, un documental donde se expone una breve biografía de Sócrates. También podéis realizar un test sobre el pensamiento sofístico y socrático pulsando aquí. Por último, os propongo una tarea sencilla: explicar el intelectualismo moral socrático (nadie obra mal a sabiendas) en función del vídeo de Callejeros que os dejo más abajo. Podéis ampliar la información consultando esta entrada antigua de Angelus Novus: ¡Más educación, menos cárceles!

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

 

 

7 comentarios:

Ángela Egea dijo...

Desde la perspectiva del intelectualismo moral se podría interpretar el video como el vivo ejemplo de ignorancia, mostrando fielmente las consecuencias que provocan en la sociedad una vida sin examen y sin de virtud.

Dichas consecuencias se hacen patentes en el tipo de vida que el grupo de personas de la reproducción “ha decido” llevar sumiéndose en las drogas, el narcotráfico, las armas y la delincuencia, siendo todo esto, un ejemplo de desconocimiento de Verdad y, por tanto, de la Virtud que únicamente podría proporcionar la Felicidad (según la famosa ecuación lógica socrática: Verdad = a Virtud = a Felicidad).

La decisión de existir de esa manera no se explicaría desde el pleno conocimiento y una elección libre y deliberada, al contrario. Sócrates pone de manifiesto que este tipo de comportamientos se produce desde la ignorancia. Esas personas no conocen el verdadero significado del Bien, pues, de conocerlo, se darían cuenta que ese Bien les proporcionaría la auténtica felicidad y, de esa manera, decidirían alejarse de ese tipo de vida inmoral motu proprio.

Para concluir, podríamos añadir entonces que estas personas podrían enmendar su error y es que, mediante el autoconocimiento “conócete a ti mismo” - como pregonaba Sócrates -, aún podrían alcanzar la virtud y, por tanto, la felicidad que durante tanto tiempo se han negado a sí mismos de manera inconsciente.

“No hay hombres malos, sino ignorantes”.

Rocío dijo...

Esas personas, como bien ha dicho Ángela, tienen una vida sin examen, simplemente se han limitado a seguir la educación que le han inculcado. Son gente ingnorante, a mi parecer, y sin meta alguna en esta vida, o quizás si, quizás su meta sea ''echarse una gitanica buena de esas de la casa'' o llegar a ser como Belén Esteban ''la puta ama''. Piensan que así son felices, simplemente porque no conocen la verdadera felicidad, puesto que si la conocieran verían que para obtenerla deben de hacer el bien. Estas personas no llegan a verse a sí mismos como problema por lo tanto no llegan a buscar su propia perfección moral, según la ignorancia socrática.

¿Dónde puede llegar un individuo que no tiene educación alguna? Al punto en el que viven las personas del video. En la ignorancia.
Más educación y menos cárcel.


''La verdad nos hace virtuosos porque nos porporciona la felicidad''.

Cristina dijo...

Como bien se explica en el vídeo, Sócrates no escribió nada, siendo analfabeto, pero acerca de su actividad filosófica nos han llegado diversos testimonios que suscitan el llamado problema socrático, es decir la fijación de la auténtica personalidad de Sócrates y del contenido de sus enseñanzas.El gran Socrates, su pensamiento marco una gran diferencia en el pensamiento de los europeos y de todo el mundo a lo largo de la historia, su incesante devenir por las calles de Atenas utilizando su Ironía y su Mayéutica para que cada individuo encontrara su verdad lo llevo a su condenación, a su muerte, no obstante no dudo y bebió la cicuta conversando para morir tranquilamente.Su filosofia se basaba en la máxima de que todos los hombres son buenos, el fin de todo hombre es la felicidad y esa felicidad se resume en una perfeccion moral que es inherente a todo sujeto, alcanzada solamente mediante la razón, mediante el uso de un buen metodo justificado por la capacidad de razonar que tenemos los seres humanos, a diferencia de los sofistas que argumentaban que toda cuestión moral puede ser juzgada a conveniencia del individuo, y que cualquier respuesta a las grandes preguntas filosoficas jamás serian respondidas por la humanidad, eran escepticos y agnosticos, ni siquiera se pronuinciaban ante la idea de si habia o no un Dios.

Respecto al vídeo de Callejeros yo creo que está todo dicho, gente ignorante y con una vida sin examen.Según ellos esta es la felicidad.Como bien dice Sócrates esta actitud es fruto de la ignorancia, no conocimiento del verdadero significado del bien y por lo tanto el no conocimiento de lo que es la verdadera felicidad que ellos la confunden.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Rocío y Cristina: muy acertados vuestros comentarios. Sin embargo, quisiera hacer una precisión acerca del "analfabetismo" de Sócrates. Que no escribiese nada no quiere decir que no supiese leer o escribir. Platón nos presenta a menudo en sus Diálogos a un Sócrates ágrafo, eso sí, e irónico. De hecho, en uno de estos Diálogos, el Menón, Platón nos muestra cómo Sócrates es capaz de lograr que un esclavo, este sí analfabeto, demuestre un teorema matemático, gracias a sus oportunas preguntas, en un perfecto ejercicio de su mayeútica. Recordad que para Sócrates enseñar no es introducir un conocimiento en la mente de un sujeto sino incitar al alumno a que descubra en su interior una verdad. Por lo demás, para salir de la ignorancia, es necesaria cierta voluntad que, desgraciadamente, muchos individuos no muestran jamás. Al final cada uno decide si quiere ser un Sócrates insatisfecho o un cerdo satisfecho, como decía Mill.

Un saludo.

Raquel Egea dijo...

"Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros"
Con este primer artículo de la declaración de los derechos humanos, queda reflejada la igualdad y libertad del ser humano, pero ¿Qué se entendería por libertad?
En el caso de la libertad de elección , nosotros mismos adoptamos ciertas actitudes en relación a lo que nos satisface , los hechos que nos estimulan, y por consiguiente construimos nuestro propio mundo en el que queda integrada nuestra felicidad que sería relativa atendiendo a la diversidad de gustos y experiencias vividas.
Somos seres que nos realizamos en relación al mundo y esto conlleva a vernos obligados a tomar decisiones en la vida libremente .En este video, todos y cada uno de los individuos que aparecen han elegido tener un tipo de vida basada en la violencia, drogas, delincuencia… se han forjado su “mundo” particular, del que como observamos, se sienten más que orgullosos, y ese es el problema, ¿ Cómo mediante ese tipo de actos se puede realmente alcanzar la felicidad desde la más profunda ignorancia? La respuesta sería que es causa del analfabetismo, de no conocer mínimamente lo que es la educación y el respeto, de conseguir las cosas de la manera más fácil posible sin pensar en las consecuencias que podría llegar a tener, de seguir un estilo de vida por imitación sin el planteamiento de poder experimentar otras nuevas experiencias y mediante el pensamiento tener la capacidad de poder elegir, de decisión. “Pienso, luego existo” como diría Descartes, sería fundamental para crear nuestra identidad tras la reflexión.
Además de ser seres libres, somos seres sociables lo que hace que formemos nuestro propio círculo de amistades y relaciones, por lo que generalmente lo haremos con quienes tengamos los mismos intereses y estos puedan ser compartidos. En el video, todos parecen estar cortados con el mismo patrón, casi copias, mismos peinados, música, formas de hablar, ídolos...de esta forma se refuerza el hecho de pertenecer a este tipo de grupos.
Definitivamente somos nosotros quienes vamos a elegir nuestro propio tipo vida por lo que va entrar en juego la ética de cada uno pero al igual que somos libres para tomar ciertas decisiones, somos responsables de nuestros actos.
Un saludo.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Gonçal Mayos habla del inevitable advenimiento de una “sociedad de la ignorancia”, “del desconocimiento” o “de la incultura”. Y afirma a continuación que "Es imprescindible pues preguntarnos: ¿Puede prescindir la humanidad -especialmente una humanidad organizada democráticamente- de una tal cultura general en sus ciudadanos? ¿Una “sociedad de la incultura” puede continuar siendo democrática y/o hacerse cargo de sus problemas crecientemente complejos? ¿Puede continuar la actual construcción de la “sociedad del conocimiento” sin que paralelamente estemos labrando también una “sociedad de la incultura?". Buenas preguntas de muy difícil respuesta y que le dan otro enfoque a la cuestión. Definitivamente, hay que resucitar a Sócrates. Gracias, Raquel.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba