jueves, 27 de octubre de 2011

¿Cómo puede nada ser algo?

Zero, Fuente de la imagen
Todos nacemos de la misma materia, pero no todos nacemos igual. ¿Quién serás? ¿En qué te convertirás? Algunas personas nacen para ser líderes, causando grandes cambios entre sus gentes. Otros nacen en la mediocridad, viviendo vidas que no merecen ser remarcadas. Pero, para algunos, la vida será una batalla constante, sin ninguna clase de oportunidad. Así que ¿cómo puede nada ser algo?

La escuela era el único lugar en el que Zero recibió atención. Aprendió lecciones importantes para su vida, como su valor en la sociedad, y que estaba prohibido multiplicarse a los de su importe. Algunas veces Zero se sentía un número mucho mayor, pero los niños solo querían recordarle que un cero es un cero desde cualquier punto de vista.

El camino de Zero a la vida adulta fue un camino solitario. A pesar de sus defectos numéricos, Zero pensaba que tenía algo que ofrecer al mundo. Zero nunca permitía que una mala situación le deprimiera: no quería ser un número negativo.

Fue la primera vez que Zero despertó maltrecho y magullado, pero esta vez fue diferente. Por primera vez Zero se olvidó completamente de su bajo número. Acompañado por su nueva amiga, se sentía tan importante como un Tres, o quizá incluso un Cuatro. Pero lo más maravilloso era el sentimiento de pertenecer a algo. Toda una vida de soledad que se desvanecía en el pasado, sabiendo que su amor estaba prohibido y, mientras el mundo podía continuar sin él, Zero se preguntaba cómo podría él continuar sin su amor.

El recién nacido llevaba la marca del infinito, el mayor y más respetable número que la gente había visto. Zero sabía que de la nada había creado algo verdaderamente magnifico: El Principio.

Christopher Kezelos, Zero

Zero, un bonito y muy premiado corto australiano sobre la autoestima y la discriminación, dirigido por Christopher Kezelos en 2010. La obra cuenta la historia de Zero, un muñeco que nace con el número cero cosido en el pecho en un mundo donde el destino de cada individuo viene determinado por el número que ostenta desde su nacimiento. Y el de los cero es el de ser totalmente excluidos de la sociedad. Sin embargo, esto no tiene por qué ser necesariamente así. ¡Que lo disfrutéis!


(Seleccionar los subtítulos en español pulsando sobre el botón "CC")

5 comentarios:

Alejandro dijo...

Si el vídeo esta muy bonito pero refiriendonos a los que nos intenta decir, nos da una muestra clara de la como es la sociedad, capaz de marginar a personas, en este caso muñecos ordenandolos por números y de impedir de que una serie de números no puedan hacer una vida normal como en el casa de Zero, que tuvo que formar una familia a escondidas y su hijo nacio mientras el estaba en la carcel por estar con la pernosa que el quería.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Alejandro, estéticamente el vídeo es, efectivamente, muy bonito. Pero además de la forma (la técnica -magistral-, la capacidad de narrar en tan poco tiempo una historia tan compleja, pero, al mismo tiempo, tan antigua), está el contenido. Utopía/distopía. ¿No estaremos nosotros también ordenados por otros números, los de la cuenta bancaria de cada uno, por ejemplo? En cualquier caso, la autoestima es necesaria para poder combatir cualquier tipo de discriminación. Si te toca ser un cero, solo tienes dos opciones: aceptar la etiqueta que te han puesto, o tratar de ir más allá de ella, a pesar de las dificultades que te puedan acarrear. Es una cuestión de voluntad. Lo fácil es interpretar el papel que te ha asignado la sociedad y que tú no has elegido, pero ¿merece la pena? Buscar el infinito es una buena opción.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola, Natalia. Como puedes ver, el blog sigue activo, aunque cada año le interesa menos a mis alumnos. La verdad es que hay una saturación de la información que nos afecta a todos. Sin embargo, sé que materiales como este llegan más a algunos alumnos que tres horas de clase hablando sin parar sobre el mismo tema. Me alegra que te haya gustado el corto y, sobre todo, que te sigas pasando por aquí: esta es tu casa.

Un saludo.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba