miércoles, 15 de junio de 2011

Esa cosa llamada Ciencia

Fuente de la imagen
El 6 de abril el diario italiano La Repubblica publicó un artículo acerca del reciente libro de Stephen Hawking y Leonard Mlodinow The Grand Design. Un pasaje del libro afirma que “la filosofía está muerta”. Y continúa: “La filosofía no se ha mantenido a la par con los avances modernos en la ciencia, y en particular la física. Los científicos se han convertido en los portadores de la antorcha del descubrimiento en nuestra búsqueda de conocimiento”.

La muerte de la filosofía ha sido anunciada muchas veces antes, y eso no fue causa de alarma. No obstante, viniendo de un genio como Hawking, parecía ser una afirmación muy tonta . Para asegurarme de que La Repubblica no lo había citado equivocadamente, salí y compré el libro, y al leerlo confirmé mis sospechas.

En los créditos del libro se indica que fue escrito por dos autores. Pero en el caso de Hawkins el “por” es un término dolorosamente metafórico, porque sus miembros no responden a las órdenes de su cerebro excepcional. Por tanto, el libro es básicamente una obra del segundo autor, Mlodinow, a quien la portada describe como un excelente autor que escribe versiones populares de temas científicos y creador de varios de los episodios de “Viaje a las estrellas” . (Hay una sugerencia de “Star Trek” en las hermosas ilustraciones del libro, que parecen haber sido concebidas para enciclopedias infantiles de épocas pasadas: son plenas de colores y fascinantes, pero no explican en absoluto las complejas teorías físico-matemáticas-cosmológicas que deberían ilustrar).

Quizá no fue prudente confiar el destino de la filosofía a personajes de una serie de ciencia ficción.

The Grand Design se inicia con la declaración perentoria de que la filosofía nada tiene ya que enseñarnos y que sólo la física puede explicar: (1) cómo comprender el mundo que nos rodea; (2) la naturaleza de la realidad; (3) si el Universo necesita tener un creador; (4) por qué hay algo en lugar de nada; (5) por qué existimos; y (6) por qué existe este juego específico de leyes.

Estas son preguntas típicas en la filosofía , pero el libro muestra cómo la física puede responder los últimos cuatro interrogantes que parecen ser los más filosóficos de todos.

El único obstáculo es que, antes de que uno pueda intentar contestar las últimas cuatro preguntas, es necesario tener la respuesta para las dos primeras. En otras palabras, ¿qué significa decir que algo es real y que conocemos el mundo exactamente como es? Quizá usted recuerde preguntas como éstas de la escuela secundaria o de un curso universitario de filosofía: ¿Sabemos por qué la mente se adapta a la cosa? ¿Hay algo fuera de nosotros o, como dice Hilary Putnam, de la cátedra de Filosofía de Harvard, somos cerebros en un recipiente? Y bien, las respuestas fundamentales que ofrece este libro son típicamente filosóficas, y si esas respuestas filosóficas no existieran, incluso un físico no sabría decir qué es lo que sabe o por qué.

De hecho, Hawkins y Mlodinow hablan de realismo modelo-dependiente; en otras palabras, asumen que no hay un concepto de realidad independiente de descripciones o teorías.

De forma que teorías diferentes pueden describir el mismo fenómeno de manera satisfactoria mediante estructuras conceptuales diversas; en consecuencia, todo lo que podemos percibir, saber y decir acerca de la realidad depende de la interacción entre nuestros modelos y el “algo” que existe fuera de nosotros, que conocemos gracias a los órganos de percepción y al cerebro.

Lectores más suspicaces quizá hayan detectado el fantasma de Immanuel Kant en el argumento del libro. Los autores proponen lo que es conocido por algunos filósofos como holismo y por otros, como realismo interno.

Todo esto no es un asunto de descubrimientos físicos sino de supuestos filosóficos , que sostienen y legitiman la investigación de los físicos. Y si los físicos son buenos en su trabajo, no pueden evitar plantear el problema de los cimientos filosóficos de sus propios métodos. Esto es algo que ya sabíamos, tal como estábamos familiarizados con la revelación del libro (evidentemente obra de Mlodinow y la tripulación de la nave Enterprise) acerca de que en la Antigüedad la gente atribuía los desastres naturales a un Olimpo de divinidades maliciosas. Cielo santo y por Júpiter.

Umberto Eco: La filosofía cayó en manos de la gente de “Star Trek”, Clarín, 15/05/11, Vía

De izquierda a derecha: Galileo Galilei, Marie Curie, J. Robert Oppenheimer, Isaac Newton, Louis Pasteur, Stephen Hawking, Albert Einstein, Carl Sagan, Thomas Edison, Aristoteles, Neil deGrasse Tyson, Richard Dawkins y Charles Darwin.

5 comentarios:

Javier Martínez Campos dijo...

Desempolvando mis antiguos documentos (dibujos, recibos, apuntes...) he topado con unas hojas firmadas por el profesor José Ángel Castaño Gracia, del departamento de Filosofía del Ben Arabí... largo tiempo ha pasado. Me remito al curso 1996/97, concretamente en el grupo de 4.ºC, del que si mal no recuerdo fuiste tutor nuestro.

Un placer ver que sigues en el gremio y mucho ánimo en la labor docente, difícil tarea en un mundo dominado por la Filosofía de la inutilidad y la deseducación de los medios.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola, Javier. Te recuerdo perfectamente (y el episodio del romero en la excursión al Valle de Ricote). Han pasado ya años, pero recuerdo ese curso con especial cariño. Y sí, aquí seguimos intentando que no fructifique esa deseducación de los medios y de las instituciones (quizá intencionalmente). Para mi también es un placer constatar que algunos de mis exalumnos todavía me recuerdan. Espero que te vaya muy bien y que hayas conseguido todo aquello con lo que soñaste a tus quince años. Si no es así, no desesperes: todo llegará.

Un cordial saludo.

Natalia PhotoFever. dijo...

Jose Ángel!
¿Cuando vuelves a tu blog? Me da pena verlo tan parado durante todo el verano.
Cada vez que sale en las noticias cualquier cosa sobre política, economía o tonterías como la visita Papa(jaja) me acuerdo de tiiiiiiii!
Espero que te vaya bien y estés disfrutando mucho del verano que queda muy poquito.

Un besito y muchos recuerdos,nos vemos pronto.
Natalia

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Natalia: hay que descansar de la Red, más que nada, por salud mental. Lo del Papa ha sido tremendo: volvemos a tiempos premodernos. Con razón odian a Descartes y a Kant. Eso de que pensemos por nosotros mismos es intolerable para ellos. La verdad es que menudo agosto hemos pasado. Si lo llego a saber me voy los dos meses. Muchos besos para ti también y ya me contarás como acabó lo de la PAU.

Nos vemos pronto.

aliza dijo...

HOLA, mi nombre es Aliza. Soy psicóloga e imparto una clase de Lógica Simbólica a nivel licenciatura en la ciudad de México.
Me gustó mucho su blog, muy interesante y ameno. Me gusta cómo publica textos cortos de distintos autores para abordar los temas.
Aprovecho para hacerle una pregunta, acerca de si tiene algún texto como esos o alguna recomendación de referencias bibliográficas para abordar tanto el tema de la Lógica en general, como el de la Verdad y la Realidad.
Muchas gracias de antemano y un saludo.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba