viernes, 8 de abril de 2011

El valor de la humanidad

Fuente de la imagen
Cavil: ¿En todos tus viajes, has llegado a ver una supernova?

Ellen: No.

Cavil: No. Pues yo sí. Vi a una estrella explotar y despedir los elementos básicos del universo: otras estrellas, otros planetas, y, con el tiempo, otra vida, una supernova, la creación en sí misma. Yo estuve allí. Quería verlo y formar parte del momento. Y ¿sabes cómo percibí uno de los sucesos más gloriosos del universo? Con estos ridículos y gelatinosos globos en mi cráneo. Con ojos diseñados para percibir una mínima parte del espectro electromagnético. Con oídos diseñados sólo para oír las vibraciones en el aire.

Ellen: Nosotros cinco te diseñamos para ser lo más humano posible.

Cavil: ¡Yo no quiero ser humano! Quiero ver los rayos gamma. Quiero oír los rayos X. Y quiero... quiero oler la materia oscura. ¿No ves la absurdez de lo que soy? Ni siquiera puedo expresar esto correctamente porque tengo que conceptualizar ideas complejas con este restrictivo y básico lenguaje hablado. Pero quiero alcanzar cosas con algo aparte de estas manos prensiles y sentir el viento solar de una supernova soplando sobre mí. Soy una máquina. Y podría saber mucho más. Podría experimentar muchas más cosas, pero estoy atrapado en este cuerpo absurdo. Y ¿por qué? Porque mis cinco creadores creyeron que Dios lo quería de ese modo.

Ellen: ¿Tienes algo que decir?

Boomer: ¿No sientes remordimientos por lo que le hiciste? ¿Por lo que nos hiciste?

Ellen: No. Porque se equivoca, Boomer. No caben ni el remordimiento ni la culpa. No os limitamos. Os dimos algo maravilloso: el libre albedrío, la capacidad de pensar creativamente, de llegar a otros con compasión, de amar.

Boomer: ¿Amar? ¿A quiénes? ¿A los humanos? ¿Por qué iba a querer hacer eso? ¿A quién iba a querer amar?

Ronald D. Moore: Battlestar Galactica, 4x15, Sin salida (No Exit)


Versión de la canción de Bob Dylan All Along the Watchtower de Bear McCreary para la serie Battlestar Galactica.

2 comentarios:

Eugenio Sánchez Bravo dijo...

Hola José Ángel, magnificos textos para explicar algunas ideas del Zaratustra de Nietzsche. También he pensado en El inmortal de Borges.

Es una pena que no todos los alumnos de mis hayan podido ver la serie.

No conocía ese vídeo de Bear McCreary. Me ha gustado mucho.

Saludos.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Excelente sugerencia la de Borges, Eugenio: no se me había ocurrido. Añado “El inmortal” a esta entrada que, por cierto, me ha dado problemas con el audio del fragmento que he incrustado. Espero subsanarlos en breve. La verdad es que esta serie es una fuente inagotable de referencias filosóficas. Para el próximo curso sí que espero sacarle todo el partido que se merece. De momento, no tengo tiempo para escribir algo decente sobre la misma, aunque me apetece y mucho. Sobre la versión de Bear McCreary del All Along the Watchtower de Bob Dylan, decirte solamente que me encantó su uso como auténtico “Leit-Motiv” cuasi teológico del “regreso al hogar” de los restos de la Humanidad, incluidos en ella los propios Cylon. Como a ellos, a mí tampoco se me va la canción de la cabeza. Esta es su letra:

«Debe haber alguna forma de salir de aquí»,
Dijo el bufón al ladrón,
«Hay demasiada confusión»
No encuentro consuelo

Hombres de negocios se beben mi vino,
Labradores cavan mi tierra,
Ni uno sólo de ellos en su especialidad
Se da cuenta de lo que eso vale.

«No hay razón para ponerse nervioso»
Dijo amablemente el ladrón,
«Hay mucha gente entre nosotros
Que piensa que la vida no es más una broma.
Pero tú y yo, ya hemos pasado por eso,
y ése no es nuestro destino,
así que no hablemos ahora falsamente
se está haciendo tarde».

A lo largo de la torre del vigía
Los príncipes vigilaban el panorama,
Mientras todas las mujeres trajinaban
Los sirvientes descalzos también lo hacían
Afuera a lo lejos
Un gato montés gruñía,
Dos jinetes se aproximaban,

El viento empezó a aullar.

Un saludo.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba