domingo, 20 de marzo de 2011

¿El multiculturalismo ha muerto?

Artículo 4

Los Estados partes condenan toda la propaganda y todas las organizaciones que se inspiren en ideas o teorías basadas en la superioridad de una raza o de un grupo de personas de un determinado color u origen étnico, o que pretendan justificar o promover el odio racial y la discriminación racial, cualquiera que sea su forma, y se comprometen a tomar medidas inmediatas y positivas destinadas a eliminar toda incitación a tal discriminación o actos de tal discriminación, y, con ese fin, teniendo debidamente en cuenta los principios incorporados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como los derechos expresamente enunciados en el artículo 5 de la presente Convención, tomarán, entre otras, las siguientes medidas:

a) Declararán como acto punible conforme a la ley toda difusión de ideas basadas en la superioridad o en el odio racial, toda incitación a la discriminación racial, así como todo acto de violencia o toda incitación a cometer tales actos contra cualquier raza o grupo de personas de otro color u origen étnico, y toda asistencia a las actividades racistas, incluida su financiación;

b) Declararán ilegales y prohibirán las organizaciones, así como las actividades organizadas de propaganda y toda otra actividad de propaganda, que promuevan la discriminación racial e inciten a ella, y reconocerán que la participación en tales organizaciones o en tales actividades constituye un delito penado por la ley;

c) No permitirán que las autoridades ni las instituciones públicas nacionales o locales promuevan la discriminación racial o inciten a ella.

“El multiculturalismo ha muerto”. Esto afirmó Angela Merkel el pasado octubre frente a los jóvenes de su partido, tras argüir la necesidad de exigir más a los inmigrantes de Alemania. No es ninguna novedad que en épocas de crisis se saque a pasear al espantajo de la xenofobia para conformar y silenciar a una sociedad necesitada de un enemigo común que le ayude a hacer más soportable su propia mediocridad. Y esto lo saben muy bien ciertos oportunistas políticos, especialistas en sembrar terrores nocturnos, como Thilo Sarrazin, exdirectivo del Bundesbank y miembro del Partido Socialdemócrata Alemán, que ha logrado vender 1.200.000 ejemplares de su libro Deutschland schafft sich ab (“Alemania se destruye”), un verdadero monumento a la demagogia más ruin, aquella que utiliza el discurso xenófobo de siempre y que es tan vitoreada por tanta “gente de bien” que puebla esta más que decadente Europa.

Su mensaje, como podemos leer hoy en El País, es muy simple y efectivo: “por un lado, designa a los inmigrantes turcos y musulmanes en general como "el corazón del problema", debido a su escasa integración y su dependencia masiva de las ayudas sociales. Por otro, maneja teorías de "inteligencia genética" para sostener que la mayor fertilidad de las clases sociales bajas e incultas, en particular de inmigrantes musulmanes, rebajará el nivel medio de inteligencia del país. Alemania "se destruye", si no cambia urgentemente las políticas de inmigración”. En otras ocasiones ha afirmado que “los judíos y los vascos tienen determinados genes que los diferencian” del resto de la humanidad. Xenofobia, racismo, eugenesia, darwinismo social… Parece increíble que estos delirios filonazis hayan tenido tanta aceptación en un país como Alemania y que el texto se haya convertido en un auténtico best seller y en el libro de ensayo en lengua alemana de mayor éxito de las últimas décadas.

Tampoco andamos mucho mejor en España, solo que aquí no hace falta publicar ningún libro: el panfleto es un medio de expresión mucho más acorde con el nivel intelectual de nuestros muy ilustrados políticos para extender su hediondo discurso xenófobo. “Mano dura y control policial”, anunció no hace mucho el candidato popular a la Alcaldía de Badalona, pero refiriéndose a los extranjeros, faltaría más. Y tiene gracia que lo digan unos políticos pertenecientes a unos partidos que ponen a delincuentes autóctonos como cabeza de lista para unas elecciones. Señor García Albiol: deje de pervertir el lenguaje; la mano dura para el que delinque, sea o no inmigrante. Emigrante es el que se desplaza a otro lugar para trabajar y delincuente el que delinque. Unir ambos términos en la misma frase es de demagogos irresponsables.

En fin, mañana, día 21 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. Y ante este peligroso avance del racismo y la xenofobia en todo el continente, que pretende evitar la “destrucción” de la identidad alemana, española o europea, solo queda hacerse eco de las palabras de Ban Ki-moon: «Para derrotar al racismo tenemos que acabar con las políticas públicas y las actitudes privadas que lo perpetúan. En este Día Internacional, hago un llamamiento a los Estados Miembros, las organizaciones internacionales y no gubernamentales, los medios de información, la sociedad civil y a todas las personas […] a combatir mancomunadamente el racismo cuando y donde surja. » No caigamos en el juego manipulador de los populistas: los discursos identitarios son falaces y suicidas. Os dejo un bonito corto para conmemorar este día. Se trata de El unicornio de porcelana, de Keegan Wilcox, tres intensos minutos que nos muestran el absurdo de barbaries pasadas que se están acercando peligrosamente a nuestros días.


Campañas de SOS Racismo:

3 comentarios:

Ψ Psi dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=VlelJa79Juo
http://www.youtube.com/watch?v=_TR8dMPBl98

Antonio Escudero. dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=XKT9jIrU4U0
Este es un tema que han desarrollado los grandes del hiphop español en contra del racismo. Ya en su tiempo, autores tales como "Nach", sociologo y mc, dejaron obras como esta:
http://www.youtube.com/watch?v=6jeiIO2Dc_4&feature=related.
Dejando el hiphop de lado, me gustaria dejar otra canción que ha levantado mucho revuelo:
http://www.youtube.com/watch?v=mwQFGZ0bFbs
Gracias al multiculturalismo nació el Blues y este, a su vez, a influenciado al pop, rock, soul, hiphop.. por lo que los amantes de la música podríamos dar gracias al multiculturalismo.

Deberíamos aprender un poco de historia, leer más sobre los acontecimientos xenófobos. De este modo sentiriamos un poco más de rechazo y a la vez respeto hacia esta palabra, la xenofobia. Deberíamos informarnos de acontecimientos xenófobos tales como pueden ser la alemania nazi o el KKK estadounidense para así darnos cuenta de lo inmoral que es el racismo, de lo inhumano que es. Y me parece aun mas triste que en España exista la xenofobia cuando nosotros hemos sido una gran potencia emigradora. Que pronto se nos olvida todo. En fin, otro argumento a favor de la existencia de la frase:"cuanto gilipollas y que pocas balas".

Por otro lado, me gustaría que se le diera muerte a las CIE's. Que indignante me parece que en España existan hoy en día "Guantánamos" como son la CIE de Aluche(Madrid). Son todo un insulto hacia la dignidad humana y un rechazo hacia el multiculturalismo.
http://www.youtube.com/watch?v=mjOme4Yr1Qs&NR=1

Que razón tenía Luther King cuando decía que hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces.. pero que no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.

Antonio Escudero. 2ºBach CCSS

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Bonita defensa del multiculturalismo, Antonio: bien hecho. Y muy acertada la cita de Martin Luther King. Parar la ola de xenofobia que se está extendiendo por Europa depende de nosotros, sea a través de la música o de cualesquiera de los medios que utilicemos para desenmascarar a los demagogos y a quienes los apoyan y votan.

Dejo más abajo, por su enorme interés, los enlaces a la conferencia de Arcadi Oliveres, a quien ya me he referido en la entrada anterior, que ha sugerido el anterior comentarista. Gracias Ψ Psi

El origen de las migraciones modernas (1ª parte)
El origen de las migraciones modernas (2ª parte)

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba