miércoles, 2 de febrero de 2011

La "buena" educación

Kant considera que la ilustración es atreverse a pensar por uno mismo. Y este pensar por sí mismo –para lo cual hay que vencer a la pereza y la comodidad- nos libera de la obediencia al otro. Es decir, es la base de la autonomía. Conocer es vencer el poder de la superstición. El poder se mantiene en tanto que el pueblo, o los ciudadanos, no son capaces de pensar por sí mismos, sino que obedece sumisos a los dictámenes que del mismo poder emanan. Pensar por uno mismo es disentir, enfrentarse al poder. Y esto es virtud, en tanto que fuerza y excelencia. Pero, como vemos, toda la corriente pedagógica actual pretende, aunque su discurso está plagado de palabras rimbombantes como libertad, democracia…, que ya han perdido su valor por su mal uso, es lo contrario de la ilustración. No pretenden que los futuros ciudadanos sean libres y autónomos, ni virtuosos. Pretenden que sean domesticables, sumisos. Por eso los tratan como objetos, por eso dicen practicar una ciencia en la que la idiosincrasia personal desaparece. Y los métodos son maquinales, la estimulación, el juego, el entretenimiento. En definitiva, los mismos que utilizamos para la domesticación de cualquier animal, incluido lo de la inteligencia afectiva. ¿Quién no sabe que para convivir con un perro no es necesario la afectividad, pero, no lo olvidemos, también la disciplina? Se pretende olvidar el esfuerzo, porque éste nos hace libres y la libertad es la disidencia. De lo que se trata es que el pueblo sea tal, masa o señoritos satisfechos en lenguaje de Ortega, siempre certero en estos análisis, y no ciudadanía. El poder dirige al pueblo a través de la educación y lo intenta convencer de qué es lo mejor para él. Para todo ello ha creado toda una ideología, con tintes científicos, que es la superstición de nuestro tiempo. Tras la muerte de Dios hemos inventado otros ídolos a los que rendimos culto. Pero la ilustración, en tanto que libertad, es la lucha contra la superstición. Por eso nuestro deber es desenmascarar todo este mito que nos ahoga, nos asfixia y nos despersonaliza.

Juan Pedro Viñuela Rodríguez: Virtud y Libertad. Aristóteles y Kant. Una nueva enseñanza. Deseducativos.

Valga este magnífico texto como respuesta al bochornoso espectáculo que la Región de Murcia está ofreciendo a la ciudadanía de este país. Con un evidente desprecio hacia la libertad de expresión, reunión, comunicación y manifestación que la Constitución española asegura a todo ciudadano, la Dirección General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación, Formación y Empleo, remitió ayer un correo electrónico a los directores de los centros de enseñanza de esta comunidad en un tono perceptiblemente amedrentador que incluso ha sido publicado en la prensa regional para deleite de todos. Su contenido se puede leer aquí. Resulta tan escandaloso que incluso ha producido estupor en algunos compañeros “blogueros”, muy implicados con todo lo que tiene que ver con la “buena” educación, y cuyo trabajo nunca estará lo suficientemente reconocido. En un gran ejercicio de solidaridad (que desde aquí quiero agradecer sinceramente), están empezando a difundir en sus espacios web lo que está aconteciendo por estos lares, como hace, por ejemplo, Ada Galán en su magnífico blog FloreceJonia.

A nadie le puede resultar ajeno lo descorazonador que es constatar una vez más el escaso interés que manifiesta la clase política por algo tan fundamental para el desarrollo y la emancipación de cualquier sociedad como es la educación pública. Mucho peor es la utilización del lenguaje del miedo que está haciendo para garantizar la sumisión de todos aquellos elementos que puedan alterar la quietud de un poder enquistado en sí mismo. De vez en cuando se ofrece algún que otro caramelo envenenado que aceptan gustosamente las mentes menos exigentes y que tanto abundan, por desgracia. Desde luego, para quienes no somos tan condescendientes, la solución no pasa por enmascarar la situación inyectando 3,8 millones de euros para dotar al alumnado de 5º y 6º de Primaria, y de 1º y 2º de ESO, de ordenadores portátiles a costa de mermar las nóminas y los derechos laborales de los docentes, como si las TIC fueran la solución al tremendo déficit educativo y democrático que padecemos. ¡Qué lejos empezamos a estar de los viejos ideales ilustrados!

Le tomo prestado a María Luisa Prigman otro estupendo texto, esta vez de Einstein, que publicó ayer en su imprescindible blog Ítaca. Como dice en Einstein y la educación, se trata de un texto de absoluta vigencia y debería figurar en los tablones informativos de los centros educativos. No sé si a raíz del escrito de la Dirección General de Recursos Humanos esto se permitiría, pero lo que está claro es que el trabajo, desinteresado y no remunerado, que se está desarrollando en estos blogs hace más por la educación en este país que todas las ocurrencias que puedan brotar de las privilegiadas mentes de nuestros políticos.

A veces se ve la escuela sencillamente como el instrumento que sirve para transferir una cierta cantidad máxima de conocimientos a la generación que se está formando. Pero esto no es correcto. El conocimiento es algo muerto; sin embargo, la escuela ha de preparar para la vida. Debería desarrollar en los individuos jóvenes aquellas cualidades y aptitudes que sean valiosas para el bienestar de la sociedad democrática. Pero esto no significa que se deba destruir la individualidad y que el individuo se convierta en un mero instrumento al servicio de la comunidad, como una abeja o una hormiga. Una comunidad de individuos estandarizados, sin originalidad ni objetivos personales, sería una comunidad empobrecida y sin posibilidades de desarrollo. Por el contrario, el objetivo debe ser la formación de individuos que actúen y piensen de manera independiente, pero vean, sin embargo, en el servicio a la comunidad su principal preocupación vital. […]

Pero, ¿qué tendríamos que hacer para alcanzar la situación ideal? ¿Tendríamos que intentar conseguir este objetivo moralizando? En absoluto. Las palabras son un sonido vacío, y se quedan en eso. El camino de la perdición siempre ha ido acompañado de palabras hipócritas que pretenden servir a un ideal. Pero las personalidades no se forman con lo que se oye y se dice, sino con el trabajo y la actividad.

Un mismo trabajo puede tener su origen en el temor y en la coacción, en el deseo ambicioso de autoridad y distinciones, o en el amor por el objeto de esa tarea y en un deseo de verdad y entendimiento, y puede surgir de esa divina curiosidad que siente todo niño sano, pero que a menudo pierde fuerza muy pronto. La influencia educativa que se ejerce sobre el alumno a través de la realización de un mismo trabajo puede ser muy diferente dependiendo de que en la base de ese trabajo haya miedo a sufrir daño, pasión egoísta o deseo de placer y satisfacción.

Además, nadie sostendrá que la dirección de la escuela y la actitud de los profesores no ejercen influencia sobre la formación de la base psicológica de los alumnos.

Pienso que lo peor para una escuela es ante todo trabajar con métodos basados en el temor, la obligación por la fuerza y la autoridad artificial. Tal procedimiento destruye los buenos sentimientos, la sinceridad y la confianza en sí mismos de los alumnos. Produce sujetos sumisos.



4 comentarios:

florecejonia dijo...

Gracias a ti José Ángel, por el estupendo trabajo que realizas en el blog y también en las redes sociales. Por cierto, necesario es en efecto una seria reflexión sobre el sentido de la entrada de las TIC en educación. Creo que los dirigentes no pillan la idea, quieren cambiar la pizarra por la pantalla y poco más. Algo así: http://1.bp.blogspot.com/_cwa8yn5F9Bo/R9sJnrsJQpI/AAAAAAAABXE/IIouM6JQZQk/s1600-h/Esclavos.jpg
Comparto el texto de Einstein con mis compañeros de seminario (y gracias a Prigman, compañera virtual desde hace unos poquitos años).

José Ángel Castaño Gracia dijo...

La verdad es que es un texto muy interesante. Yo lo desconocía, pero es lo bueno que tienen las TIC. También le doy las gracias a Mª Luisa Prigman. Y, desde luego, lo de la escuela 2.0 está empezando a ser un camelo, si es que no lo ha sido desde el principio. Más vale seguir colaborando entre nosotros antes que esperar nada de la Administración, que confunde los medios con los fines. Genial la viñeta de Eneko, como casi todas.

Un saludo.

marcelino1944 dijo...

Magnífico blog. Educativo de verdad y con un enfoque crítico de la educación con el que estoy totalmente de acuerdo. La confusión y propaganda que se está haciendo con las TIC es impresionante. En lugar de educar motivando todos los medios y casi toda la metodología acaba convirtiéndose en una enseñanza formal, sin entusiasmo, sin motivación para el alumnado. Sólo algunas minorías de profesores y enseñantes se dan cuenta de esta situación... Por eso este blog como el de Itaca suponen un alivio para los que creemos en una propuesta educativa como la de Einstein... Continuar por ese camino. Salu2.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Muchas gracias, marcelino1994. Somos muchos los que somos plenamente conscientes del uso puramente demagógico que se está haciendo de la educación 2.0: no todo se reduce a la tecnología. Al respecto, cito las lúcidas palabras de otro compañero, David López Sandoval, que también pertenece a esa minoría que realmente está preocupada por una educación pública de calidad:

"El mantra de las tics no es nuevo. Desde que la LOGSE creó el mundo, llevamos oyendo: a) que si le damos a un chaval un ordenador, el fracaso escolar pasará a la historia; b) que si le ponemos un pogüerpóin, su cerebro se abrirá como una granada madura; c) que si lo sumergimos en Internet, estará preparado para afrontar los retos del futuro. Éste es el plan que los nunca suficientemente amados cabecillas de la cosa pública -regional y nacional- tienen para sacarnos del lodazal educativo. [...]

No problemo. Ya se pueden ir preparando los de PISA. La cosa está solucionada. El año que viene nos vamos a salir en las encuestas. Con todas esas nuevas aulas de informática y todos esos portátiles, los estudiantes alemanes, finlandeses o coreanos, al lado de los españoles, van a parecerse al cabrero de mi pueblo. Que, dicho sea de paso, es más listo que el hambre".

Seguiremos desde nuestros blogs intentando hacer de la docencia algo más emancipador y humanizador. Gracias de nuevo: me ha animado mucho tu comentario.

Un saludo.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba