domingo, 7 de noviembre de 2010

Acción de Santiago Sierra en ARCO 2010
Santiago Sierra es conocido por el carácter transgresor de su trabajo. […]

Y, en lo que a dinero se refiere, su obra siempre ha causado nerviosismo en aquellos que consideran inhumano aceptar un trabajo ingrato por un salario mínimo, cuando lo único que hace es seguir escrupulosamente las reglas del juego de la industria del arte. […]

En esa dirección, NO, GLOBAL TOUR es en realidad el transporte de algo escultórico y también metafórico. Se trata de mover la opinión ante la presencia sutil de una palabra universal, originariamente ligada a algo tan imperativo como decir: NO. En segundo lugar, la dialéctica de la negatividad y la efectividad de lo negativo como obra de arte fueron, como señalaba Adorno, una práctica inscrita en el poder de la industria cultural. Además, esa capacidad negativa era producto de una nueva presencia de lo utópico que contribuía a que el final del arte siempre estuviera cerca. Santiago Sierra ha trabajado con aquellos que se ocultan, permaneciendo en una invisibilidad latente: drogadictos, prostitutas, trabajadores explotados, personas dispuestas a aceptar por dinero tareas tan ingratas como las que se asocian a los trabajos que nadie quiere realizar ya. Santiago Sierra también ha tratado con aquello que se oculta: los prejuicios, las situaciones paradójicas del capital, donde se puede criticar a un artista que presenta en el centro de Londres mierda seca y desodorizada, pero no se denuncia la explotación laboral a la hora de confeccionar la ropa que todos lucimos. Si de lo que se trata es de señalar que decir NO es también una afirmación, en la cuestión de la negatividad propia del capital se hace efectiva su capacidad aniquiladora y nihilista.

Jose Luís Corazón: Notas sobre la negación en el trabajo de Santiago Sierra, Vía

Te podrá gustar más o menos la obra de Santiago Sierra, pero rechazar el Premio Nacional de Artes Plásticas 2010 es algo digno de elogio en unos tiempos en los que la coherencia intelectual no es un valor muy preciado. En la carta que ha dirigido a la ministra de cultura afirma no sentirse parte del Estado, “un estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común sin importar qué partido ocupe el puesto. Un estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero común a la banca. Un estado empeñado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minoría internacional y local. El estado no somos todos. El estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio”. Chapeau! Abajo tenéis la carta original.


2 comentarios:

Ana Isabel Alarcón dijo...

Increible, rebosa humildad. Actualmente es difícil encontrar a un artista así, ¡qué gustazo!(y qué razón).
El estado, que se lo queden ellos y ellas, claro está... xD

José Ángel Castaño Gracia dijo...

A mi no me gusta especialmente, pero admiro su actitud. Ojalá muchos otros "artistas", totalmente domesticados por el poder y mercantilizados hasta la náusea tomaran nota.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba