lunes, 8 de noviembre de 2010

Introducción a Aristóteles

Juan Carlos Savater, Aristóteles, Hª de la filosofía sin temor ni temblor
— El dualismo, la antítesis, constituye el principio motor, apasionado, dialéctico y espiritual. Es cierto que es una cuestión espiritual eso de ver el mundo separado en dos masas contrarias. Todo monismo resulta tedioso. Solet Aristoteles quarere pugnam.

— ¿Aristóteles? Aristóteles ha transferido la realidad de las ideas generales a los individuos. Eso es panteísmo.

— ¡Eso es falso! Si concede a los individuos un carácter sustancial, si concibe la esencia de las cosas no en las generalidades, sino en el fenómeno individual, como hicieron Tomás y Buenaventura, ambos buenos aristotélicos, habrá usted separado el mundo de toda unión con las ideas más elevadas, quedará al margen de lo divino y Dios será trascendental. Eso es la Edad Media clásica, señor.

— ¡Edad Media clásica! No es más que una exquisita combinación de palabras.

—Perdone, pero recurro a la idea de lo clásico allí donde se encuentra en su lugar, es decir, en todas partes donde una idea llega a la cúspide. La antigüedad no ha sido siempre clásica.

Thomas Mann, La montaña mágica

Prácticamente ya hemos terminado de estudiar la filosofía de Platón y, debido al demencial temario que seguimos y a la insuficiente asignación horaria de esta asignatura, ahora tenemos que dar un salto en la historia de las ideas nada menos que del siglo IV a. C. hasta el siglo XIII. Sin embargo, las próximas clases las vamos a emplear en hacer un breve recorrido por el pensamiento de otro de los grandes pilares sobre los que se asienta nuestra cultura occidental: Aristóteles. La influencia del Estagirita ha sido extraordinaria, siendo especialmente importante para la configuración teológico-filosófica de la escolástica del siglo XIII, la gran corriente del pensamiento medieval, cuyo máximo representante es, precisamente, el autor “P.A.U.” que estudiaremos a continuación: Tomás de Aquino. Fue precisamente el gran teólogo y filósofo italiano quien realizó la síntesis más importante de la edad media entre razón y fe, asimilando las ideas más importantes de Aristóteles al cristianismo, entre ellas, la que se señala en el texto de arriba: el carácter sustancial de los individuos. De ahí la necesidad de una aproximación previa al aristotelismo para una correcta comprensión de la compleja filosofía tomista.

Os dejo varios materiales: el capítulo de la serie “La aventura del pensamiento” correspondiente a Aristóteles y una magnífica presentación de la profesora Concepción Pérez. Podéis también acercaros a los recursos que hay sobre el filósofo griego en Webdianoia pulsando aquí. ¡No seáis perezosos!



Otras entradas en Angelus Novus sobre Aristóteles:

0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba