martes, 21 de septiembre de 2010

Objetivos de desarrollo del Milenio: ¿A quién le importan?

Manel Fontdevila, Público, 21/09/10

La Declaración del Milenio en 2000 representó un hito en cuanto a cooperación internacional, pues inspiró objetivos de desarrollo que han mejorado las vidas de cientos de millones de personas en todo el mundo. Diez años después, los líderes del mundo se reunirán otra vez en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para analizar los avances, evaluar los obstáculos y las brechas existentes, y acordar estrategias y acciones concretas para alcanzar los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015.

Los Objetivos representan las necesidades humanas y los derechos básicos que todos los individuos del planeta deberían poder disfrutar: ausencia de hambre y pobreza extrema; educación de buena calidad, empleo productivo y decente, buena salud y vivienda; el derecho de las mujeres a dar a luz sin correr peligro de muerte; y un mundo en el que la sostenibilidad del medio ambiente sea una prioridad, y en el que tanto mujeres como hombres vivan en igualdad. Los líderes mundiales también han prometido forjar una alianza de alcance mundial en pos del desarrollo, para así lograr esos objetivos universales.

Ban Ki-moon, Objetivos de desarrollo del Milenio, INFORME 2010

Los denominados “Objetivos de Desarrollo del Milenio” (ODM) constituyen el mayor esfuerzo realizado hasta ahora para reducir la extrema pobreza y lograr el desarrollo social de todos los países del mundo. Han pasado diez años desde que se firmara en la sede de Naciones Unidas la Declaración del Milenio, con el serio compromiso de trabajar por la consecución de esos objetivos antes de 2015, responsabilidad que recaería principalmente en los países industrializados. Sin embargo, los países en desarrollo también deberían mejorar sus políticas e instituciones, orientándolas al cumplimiento de estos objetivos. Y es que la lucha contra la pobreza requiere una gestión eficaz, tanto de las ayudas recibidas, como de los propios recursos.

El problema es que difícilmente se conseguirá cumplir alguno de estos objetivos en el año 2015. Sí que es verdad que la actual crisis económica (ya superada, según algunos) amenaza con paralizar o incluso revertir los avances conseguidos hasta hoy, pero no hay que dejar de lado la tremenda desidia de los dirigentes políticos tanto del Norte como del Sur, más preocupados por su propio bienestar que por hacer firmes sus compromisos por erradicar la pobreza. Apatía que no sólo afecta a dichos dirigentes, sino también a una buena parte de la población.

¿Qué dará de sí la Cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se está celebrando en la Asamblea General de Naciones Unidas desde ayer? Pues, lamentablemente, lo que nos dice Manel Fontdevila en la viñeta de arriba. Lo más triste es constatar lo “barato” que saldría conseguir la consecución de esos ODM en 2015: 100.000 millones de dólares, bastante menos de lo gastado para salvar el sistema financiero tras el estallido de la crisis. Mientras tanto, seguiremos impasibles ante el hecho de que en 2010 seguirá habiendo 925 millones de hambrientos. En fin, esperemos que los ODM no tarden en cumplirse precisamente eso: un milenio. Como dice Ban Ki-Moon, “Al dar cumplimiento a las promesas formuladas a los más pobres, vulnerables y marginados, podemos crear un mundo más próspero, más justo y más seguro”. ¡Podemos erradicar la pobreza!

Os dejo unos vídeos de animación que explican los “Objetivos de Desarrollo del Milenio”, realizados por Jorge Laplace y María García para la ONG Madre Coraje.


Anexo:
Peter Singer: Promesas incumplidas

0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba