miércoles, 2 de junio de 2010

El poder político: ejercicios

Portada del disco “Greetings from the Welfare State” ("Saludos desde el estado de bienestar")
El estado social se ha visto obligado a intervenir en el sistema económico capitalista, con el fin de protegerlo y moderarlo. Su intervención permite garantizar a los trabajadores los derechos en que soñaba la utopía del trabajo: participación política y participación en el producto social. Es, pues, la intervención estatal la que garantiza la coexistencia entre democracia y capitalismo.

Este modo de actuar ha permitido ir trampeando la situación desde finales de la segunda guerra mundial hasta la década de los setenta; pero a partir de estas fechas sus límites internos han ido saliendo a la luz. ¿Qué posibilidades tiene el estado social de domesticar al capitalismo? ¿Es el poder político un buen camino para asegurar formas de vida más dignas del hombre? […]

¿Es el estado quien tiene que tomar las decisiones? ¿Es la administración del estado quien debe organizar las formas de la convivencia? Sin necesidad de recurrir al discurso anarquista, estamos plenamente legitimados para decir que no es el poder administrativo quien tiene que decidir los fines últimos de la sociedad, como tampoco el sistema económico está autorizado para ello. Bien claro lo vio el marxismo, pero prestó poca atención al otro factor del cambio social, que sí ostenta un pleno derecho a decidir sus propios fines: los productores en una sociedad que hace del trabajo su centro; los posibles interlocutores —añadirá Habermas— en una sociedad que pone el acento en la comunicación. […]

Una formación democrática de la voluntad, que ponga las decisiones en manos de los afectados por ellas, es el único camino para domesticar al estado y al proceso económico.

Adela Cortina: Crítica y utopía: La Escuela de Francfort

Os dejo un par de ejercicios para que repaséis el tema con el que terminamos este curso. Ya sé que la política no es algo que os apasione especialmente, pero espero haber sabido transmitiros lo importante que es contar con una buena formación política, sobre todo en estos días que estamos viviendo, tan confusos en lo ideológico. Leed con atención el texto de Adela Cortina sobre Habermas: sólo una verdadera democracia participativa podría reconducir la situación actual. Pero para ello, hace falta que la ciudadanía deje de ser una masa atomizada, acrítica y conformista, totalmente maleable por gobiernos y mercados, para realmente convertirse en dueña de sí misma.

Os recuerdo que las actividades de recuperación de Filosofía y Ciudadanía están programadas para el miércoles 16 de junio, a las 11’00, en las aulas 8, 9 y 2. Ya queda menos: ¡ánimo!



Para acceder al ejercicio en un tamaño mayor, pulsad aquí.

2 comentarios:

Santamaría Toledo Guardiola dijo...

Bien, estoy totalmente de acuerdo con la reflexión final.

Aunque dejando de lado el anarquismo, (ya que sería un estado de caos total para la sociedad de hoy en día que es incapaz de autogestionarse, de responsabilizarse de sus actos y de vivir sin alguien que domine la situación debido a la tendencia de ésta a que se lo den todo hecho), para mí, lo mejor sería (ya que el mundo está tan sujeto al consumismo y eso no se puede cambiar) un Estado donde se combinaran la libertad del individuo y de su actuación donde se garantizara además la protección de sus derechos. Un libre mercado en el cual el Estado sólo interviniera en casos en los que se presentaran abusos económicos o de poder implantando una resolución justa y equitativa para todos y un orden. Un Estado que subordine el mercado a las necesidades sociales (sólo a quien las merece) y donde se implanten además de salarios mínimos, también salarios máximos para aquellos cuyos salarios sobrepasen los millones de euros.
Un estado en el cuál el representante sea elegido por el pueblo de forma democrática y soberana. Un Estado republicano, constitucional donde los ciudadanos sean iguales ante la ley, donde haya una “buena” separación de los poderes políticos.
Donde el poder judicial se deje llevar verdaderamente por una justicia social JUSTA.
(Hoy en día no es justo que una persona por precariedad económica robe y esté en la cárcel mucho más tiempo que un alcalde que ha desfalcado millones a los ciudadanos)

Pero si la sociedad no está preparada para esto, este cambio es imposible. Por eso apuesto por la búsqueda de una sociedad verdaderamente libre, plural, laica, de igualdad total para todos sus componentes, la cual rompa con tabúes homófobos, racistas y sexistas, defendiendo el planeta como hábitat inmutable e inviolable fuera de todo círculo de autoridad humana. Una Sociedad la cuál sea participativa en la vida pública y sea consciente de las necesidades generales. Una sociedad en resumen, que se preocupe del mundo en el que se encuentra, tanto política como medio-ambientalmente.

Estos son los principios en los que yo y la asociación cultural a la que pertenezco nos apoyamos. Aunque visto desde ese punto sea una utopía y muy difícil de conseguir este objetivo, quiero ver el mundo de una forma optimista y creer que esto, en un futuro no muy remoto se puede conseguir con una unión social de todos. Quizás sea una soñadora empedernida, pero oye, soñar es gratis y da esperanza y pienso que si cada uno pusiésemos un granito de esperanza las cosas irían mucho mejor. Cuando las acciones surgen de buenos sentimientos se puede mover montañas :) Si entonces el caso es el
contrario… no nos quedan muchas esperanzas más.

Un placer haber topado con un profesor tan interesado en la enseñanza y en la educación útil, que quiera hacernos entender la realidad en la que vivimos y nos la enseñe de manera entretenida y amena en las clases, para que la filosofía no se nos haga tan pesada :)

Gracias por este año Jose Ángel. ^^

PD: Este tema me ha interesado y me ha gustado bastante, creo que por eso me lo he estudiado mejor que ninguno. En los ejercicios de aquí abajo e sacado un 94 % y sin mirar las fotocopias toma yaa! Me gusta mucho este blog, espero seguir posteando en él. Saludos y hasta pronto! Espero verte el año que viene por el insti ;)

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Excelente comentario, Santa. Sólo por reflexiones como esta, el curso ha merecido la pena. Para mí también ha sido un placer compartir mis conocimientos con alumnos tan interesados, y con una sensibilidad y curiosidad por las cosas como tú. Celebro que las clases hayan sido de utilidad: la filosofía va más allá de lo que se suele ver en las aulas.

Como ya sabes, el próximo curso no estaré en Cieza: regreso al mar. Mi nuevo Centro (y para muchos años) será el IES Dos Mares, de San Pedro del Pinatar. Me hubiera gustado daros la Historia de la Filosofía (que es mucho más bonita e interesante) el próximo curso, pero no puede ser. No obstante, queda este blog a vuestra disposición para ofreceros "otros" materiales y para solucionar posibles dudas; pero, sobre todo, para seguir manteniendo el contacto.

Lo dicho, un placer haber tenido alumnas como tú y muchos éxitos para el mañana.

Un fuerte abrazo.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba