viernes, 12 de marzo de 2010

Manifiesto de maestros y profesores: por un sistema educativo libre, eficaz e independiente


"Un amigo lo resumía con contundencia al considerar que los estudiantes universitarios eran el grupo con menos interés cultural de nuestra sociedad, y eso explicaba que no leyeran la prensa escrita, a no ser que fuera gratuita, que no acudieran a libros ajenos a las bibliografías obligatorias o que no asistieran a conferencias si no eran premiadas con créditos útiles para aprobar cursos. Aunque podría matizarse la afirmación de mi amigo, en términos generales responde a una realidad antipática pero cierta, por más que todos los implicados en el circuito de la enseñanza reconozcan que no se trata de la mayor o menor inteligencia o sensibilidad de los universitarios actuales con respecto a generaciones precedentes, sino de otra cosa.

Esta "otra cosa" es lo que ha desgastado irreparablemente a los profesores que optan por marcharse a casa. Éstos no se han sentido ofendidos tanto por la ignorancia como por el desinterés. Es decir, lo degradante no ha sido comprobar que la mayoría de estudiantes desconocen el teorema de Pitágoras -como sucede- o ignoran si Cristo pertenece al Nuevo o al Antiguo Testamento -como también sucede-, sino advertir que esos desconocimientos no representaban problema alguno para los ignorantes, los cuales, adiestrados en la impunidad ante la ignorancia, no creían en absoluto en el peso favorable que el conocimiento podía aportar a sus futuras existencias."

Rafael Argullol, Disparad contra la Ilustración, El País, 07/09/2009

No hay que ser muy inteligente para situar el origen de esta degradación del sistema universitario, a la que se refiere Rafael Argullol en su ya clásico artículo, en las nefastas políticas educativas llevadas a cabo en nuestro país durante las últimas décadas. Pero este desprecio generalizado por la cultura tiene además gravísimas repercusiones en el tejido productivo de la propia sociedad. Así nos va. Conscientes de esta situación, un “pacto por la educación” se ha hecho prioritario en la agenda política nacional. Sin embargo, una vez más, se obvia a los profesionales de la enseñanza, los que realmente “saben” de las carencias del sistema y de sus posibles soluciones. Por esta razón, desde www.deseducativos.com, un grupo de profesores intenta hacerse visible y ha elaborado un manifiesto de maestros y profesores, cuyo lema es “por un sistema educativo libre, eficaz e independiente”, con la intención de que las más que autorizadas voces del profesorado sean tenidas en cuenta en este necesario debate. Desde aquí quiero suscribir esta iniciativa e invitar a quien lo desee, en especial a compañeros, padres y alumnos, a que hagan lo propio.

6 comentarios:

Felipe dijo...

No sé si conoces el grupo de Facebook que se ha creado para apoyar el manifiesto, de todas formas te dejo el link:

http://www.facebook.com/group.php?gid=356593247186

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Sí, lo descubrí ayer gracias a tu página. Esperemos que el número de miembros vaya aumentando y que la gente firme el manifiesto. Hace poco criticaba aquí que la única forma de protestar hoy en día era a través de las redes sociales, pero está claro que mejor es eso que nada. Todos los medios son pocos para difundir este tipo de iniciativas.

Un saludo.

Quijada dijo...

Esta sociedad está llena de ignorantes porque no se aprecia obtener conocimientos. He visto con mis propios ojos que los estudiantes solo buscan sacar nota en un examen y les he visto apreciar la filosofía como una asignatura más que estudiar.
Yo creo que el problema radica en que no se ha motivado lo suficiente a la persona durante su infancia, ya sea por parte de los docentes como por parte de la familia y puede que los medios (principalmente la televisión)hayan contribuido. Si tenemos que incrementar el interés por la adquisición de conocimientos y por la emancipación, ¿como lo haríamos? Este manifiesto puede ser útil para ello pero insuficiente, necesitamos más medidas.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Pues bienvenidas sean todas las medidas, pero no creo que el problema sea la falta de motivación. A este respecto, te remito a un texto de Rafael Sánchez Ferlosio: "Mientras no cambien los dioses nada habrá cambiado", citado por Eugenio Sánchez Bravo en Aula de filosofía. Dice lo siguiente: “La execrable jerga pedagógica moderna ha introducido recientemente la horrísona palabra «motivar». Al chico —ya pasaba en mis tiempos, aunque tal vez no hasta el extremo de hoy— no se consigue que le interese el contenido de las asignaturas por sí mismas, o sea el objeto que se le quiere dar a conocer (digamos la formación geológica de la corteza terrestre, con esas mismas costas o montañas a donde está deseando irse a veranear, para retozar por ellas como un borriquito con chándal). Entonces, no para crear en él un interés auténtico por el objeto en sí —interés que en el objeto mismo tendría su único motivo y hallaría su propia recompensa—, sino para remediar esa falta de interés con un sustitutivo que lo estimule a aplicarse, a despecho de su fobia, en el estudio de la asignatura, para obtener a la postre un resultado de conocimiento que solamente una pedagogía ignara o francamente falaz y deshonesta podría pretender equivalente al resultado de conocimiento obtenido a partir de un verdadero interés por el objeto, entonces, digo, se lo somete a la terapia sintomático-behaviourista de crearle o aplicarle, como de costado, alicientes exteriores capaces de «motivarlo» o, con aún más horrísona palabra, «incentivarlo» para que abra algún libro de una vez.”

Saludos.

verónica dijo...

Tengo que leer el manifiesto, seguramente me parecerá bien en general. Pero creo que tampoco hay que ser dramáticos. Que antes se supiesen más cosas no garantiza que fuesemos más críticos o más eficientes o más solidarios y participativos. Yo leo muchísimo y siempre me ha gustado ir a clase y aprender cosas nuevas, que no estudiar,y también he pasado por esa fase universitaria de leer sólo lo necesario y estudiar lo justo para aprobar y es que lo interesante estaba fuera de las aulas; estoy segurísima de que la culpa de mi desafección en esa época era de los profesores universitarios: desanimaban sólo con su presencia y su "forma" de dar clase... el sistema universitario es perverso, los profes sólo se preocupan por sus artículos e investigaciones, no tienen método y dan lo mismo durante 30 años(siempre hay honrosas excepciones), eso les ha ido bien con gente aborregada que admitía ese estado de cosas, pasando o entrando por el aro. A ver ahora con Bolonia. Yo empiezo ahora a hacer las cosas con pasión y dedicación, cuando me he tenido que poner por mi cuenta y riesgo a estudiar la oposición. Creo que los profes de secundaria son muchísimo más dedicados a su profesión que los univ. ¿Conoces algún blog de prof. univ. de filosofía ya no con la calidad de este sino uno cualquiera?

Saludos

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola, Verónica. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices: yo también recuerdo mi época de universitario como una auténtica pesadilla. Hasta que no me enfrenté a la oposición por primera vez, no pude decir que era licenciado en filosofía sin que se me cayera la cara de vergüenza. Y jamás he querido saber nada de la facultad de filosofía desde entonces. Pero sí que creo que la situación del sistema educativo y, por tanto, de la sociedad, es dramática en general. Si lo nuestro era malo, lo de ahora ni te lo imaginas. Lo peor es que desde la LOGSE, no se tienen en cuenta ni la experiencia ni las reivindicaciones del profesorado. Por eso apoyo el manifiesto: para que el pacto educativo no se quede en otro tema más para que los políticos sigan dándose cabezazos, asesorados por su equipo de pedagogos (expertos en cómo enseñar, pero ignorantes de cualquier saber), y se nos tenga en cuenta a los que estamos en las aulas y, por tanto, los más autorizados para realizar diagnósticos y terapias. Todas las generalizaciones son falsas por definición, pero tenemos ya toda una generación de analfabetos que tiene que educar a generaciones venideras. Siento ser tan pesimista.

Saludos.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba