lunes, 1 de marzo de 2010

Ejercicio sobre Empirismo e Ilustración

Hume, Ilustración de Juan Carlos Savater en Fernando Savater, Historia de la filosofía sin temor ni temblor

«El empirismo británico clásico surgió en una frecuentemente sana oposición contra el oscurantismo religioso y la ideología reaccionaria. Su atractivo tal vez resida, en parte, en la creencia de que ofrece una visión de progreso ilimitado, en contraste con la doctrina pesimista según la cual los seres humanos se hallan esclavizados por una naturaleza inmutable que los condena a la servidumbre intelectual, a la carencia material y a unas instituciones opresivas eternamente permanentes. En este sentido, podría interpretarse como una doctrina del progreso y la ilustración. [...] Pero una consideración más profunda nos mostrará que el concepto de "organismo vacío", moldeable y carente de estructura, además de ser falso, también sirve de un modo natural como soporte de las doctrinas sociales más reaccionarias. Si los seres humanos son, en efecto, seres dúctiles y maleables sin naturaleza psicológica esencial alguna, entonces ¿por qué no deberían ser controlados y coaccionados por quienes se otorgan autoridad, conocimientos especiales y un discernimiento único de lo que es mejor para aquellos menos ilustrados?»

N. Chomsky, Reflexiones sobre el lenguaje

A pesar de las críticas de Chomsky, el movimiento ilustrado, y su ideal de emancipación, es deudor del pensamiento empirista, sobre todo del de Hume: empirismo e Ilustración nacieron en las Islas Británicas estrechamente unidos. Sin embargo, Hume también contribuiría como nadie a la desintegración de este poderoso movimiento intelectual europeo que transformará radicalmente el panorama intelectual y social de la cultura occidental del XVIII. Y es que, a base de ponerle límites a la razón apelando a instancias no racionales, Hume estaba contribuyendo a su definitiva disolución. Pero su escepticismo, no obstante, conduce a una reivindicación del sentido común por encima de cualquier otra consideración, que si bien ofrece pocas seguridades, sí que invita a cierta reconciliación con lo cotidiano. Frente a las certezas, las creencias; en lugar de leyes inexorables, la costumbre. ¿Hace falta algo más? La razón perderá su arrogancia tras la demoledora crítica humeana. Más adelante, Kant hará lo propio. La Ilustración, a pesar de su confianza absoluta en la razón, contenía los gérmenes de su disolución.

Os dejo un nuevo ejercicio para que pongáis a prueba vuestros conocimientos sobre el pensamiento de Hume y de estas dos grandes corrientes del pensamiento moderno. También podéis acceder a los materiales de Webdianoia sobre Hume pulsando aquí. No seáis perezosos.

Empirismo e Ilustración on PhotoPeach

0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba