domingo, 7 de febrero de 2010

Más materiales sobre Descartes


«Si todas las noches soñásemos la misma cosa, esta nos afectaría tanto como los objetos que vemos todos los días; y si un artesano estuviese seguro de soñar todas las noches, durante doce horas seguidas, que era rey, yo creo que sería casi tan dichoso como el rey que soñase todas las noches, durante ocho horas seguidas, que era artesano. Si todas las noches soñásemos que somos perseguidos por enemigos y agitados por fantasmas penosos, y pasásemos los días en diversas ocupaciones como cuando se hace un viaje, sufriríamos casi tanto como si aquello fuese verdad, y se temería dormir, como se teme el despertar cuando se sabe que se va a entrar (realmente) en tales desdichas. En efecto, los sueños causarían, a poca diferencia, los mismos males que la realidad. Pero, como los sueños son todos distintos y se diversifican, lo que se ve en ellos afecta menos que lo que se ve en estado de vigilia, a causa de la continuidad de esta; continuidad que, sin embargo, no es tan absoluta que no cambie también; pero menos bruscamente, excepto en raras ocasiones, como cuando se viaja; y entonces se dice: "Me parece que he soñado"; porque la vida es un sueño un poco menos inconstante.»

B. Pascal, Pensamientos.

Otro argumento sobre el carácter soñado de nuestra vida. No sólo Descartes se hizo eco desde la filosofía de este gran tema barroco que, más bien, es una de las cuestiones más antiguas de la humanidad. Pascal es un pensador de los considerados “menores” por la historiografía filosófica; sin embargo, debería ocupar un lugar más visible en nuestra tradición cultural. Descartes recuperó el papel fundamental que juega la razón humana para intentar ordenar una realidad que, pese a sus esfuerzos, se nos presenta caótica. Pascal, aunque racionalista también, colocó al mismo nivel, de forma premonitoria, otros dinamismos de la psique humana que resultan también imprescindibles para entender el mundo: lo que define como “verdades del corazón”. Así, en sus extraordinarios Pensamientos, nos dice: «Conocemos la verdad no solamente por la razón sino también por el corazón. Es este último modo como conocemos los primeros principios y es en vano que el razonamiento, que no tiene parte alguna en ello, intenta combatirlos [...]. Los principios se sienten, las proposiciones se deducen; y todo con certeza, aunque por diferentes vías. Y es tan inútil y ridículo que la razón pida al corazón pruebas de sus primeros principios para querer aceptarlos, como sería ridículo que el corazón pidiera a la razón un sentimiento de todas las proposiciones que esta demuestra para quererlas aceptar.»

Pero centrémonos en Descartes. Os dejo nuevos materiales sobre nuestro "filósofo enmascarado": una presentación que nos introduce de una manera muy sencilla y “gráfica” al pensamiento de Descartes, y un ejercicio que os puede ayudar a asimilar las nociones más básicas de este “padre de la modernidad”. Os recomiendo también que le echéis un vistazo a los recursos que sobre Descartes ofrece la más que recomendable página sobre historia de la filosofía webdianoia. No seáis perezosos.



Descartes on PhotoPeach

1 comentarios:

verónica dijo...

Qué rapido y eficiente! muchísimas gracias, claro que me sirve,de hecho me has ahorrado algo de trabajo, me dejaron libros de baudelaire y mallarmé, pero así ya no tengo que leermelo todo.. que estoy un poco apurada...
saludos!

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba