miércoles, 24 de febrero de 2010

El pensamiento ilustrado

Fragonard, La lectura

“Estas dos preguntas: "¿Qué es la Aufklärung? ¿Qué es la Revolución?" son las dos formas bajo las cuales Kant planteó la cuestión de su propia actualidad. Creo que son también las dos cuestiones que no han dejado de asaltar si no a toda la filosofía moderna desde el siglo XIX, al menos, a una gran parte de esa filosofía. Después de todo me parece que la Aufklärung a la vez como acontecimiento singular que inaugura la modernidad europea y como proceso permanente que se manifiesta en la historia de la razón, en el desarrollo y la instauración de las formas de la racionalidad y de técnica, la autonomía y la autoridad del saber, no es para nosotros simplemente un episodio en la historia de las ideas. Es una cuestión filosófica inscrita en nuestro pensamiento desde el siglo XVIII. (…)

La otra cara de la actualidad que Kant encontró es la Revolución: la Revolución a la vez como acontecimiento, como ruptura y derribamiento en la historia, como fracaso, pero al mismo tiempo como valor, como signo de una disposición que opera en la historia y en el progreso de la especie humana. También acá, la cuestión para la filosofía no es la de determinar cuál es la parte de la Revolución que convendría preservar y hacer valer como modelo. Es la de saber qué es necesario hacer con esta voluntad de revolución, con este "entusiasmo" por la Revolución que es otra cosa distinta de la empresa revolucionaria misma. Las dos preguntas: "¿Qué es la Aufklärung?" y "¿qué hacer con la voluntad de revolución?" definen el campo de interrogación filosófica que trata de lo que somos en nuestra actualidad.”

Michel Foucault, curso del año 1983 sobre el texto de Kant «Was ist Aufklärung» (¿Qué es la Ilustración?)

Nadie definió el concepto de Ilustración con la lucidez que mostró Kant con estas palabras: "La Ilustración es la salida del hombre de su autoculpable minoría de edad". Los pensadores ilustrados siempre creyeron que esta tendencia a la infantilización voluntaria de la sociedad se basaba en el miedo, la superstición y la dominación irracional de las personas a manos de otras, lo que impedía el desarrollo integral del ser humano. Se trataba de galvanizar las conciencias de su estado de letargo a través del uso crítico de la razón, sólo así sería posible la emancipación y la erradicación de este “hombre infantil”.

Desgraciadamente, este revolucionario proyecto ilustrado quedó inconcluso: este estado pueril de la humanidad, lejos de desaparecer, cada vez está más instaurado en nuestra inculta sociedad. Por eso, la tarea de la Ilustración es también la nuestra. Sólo mediante un efectivo ejercicio de la razón crítica podremos eliminar todo aquello que nos mantiene adormecidos. Hay que despertar de una vez, sólo así podremos hablar de una humanidad racional, libre y autónoma, y capaz de buscar su propia felicidad. Como decía Herder, «La humanidad es el fruto de todo esfuerzo humano, y al mismo tiempo, el arte de nuestro género. La formación para llegar a él es una obra que debe ser continua y constante; o caeremos tanto los altos como los bajos estamentos en la más cruda bestialidad, en la brutalidad».

Os dejo un nuevo glog sobre el pensamiento ilustrado. Navegando por él encontraréis, entre otros materiales, el texto completo de este célebre opúsculo kantiano. No en vano, Kant está considerado como uno de los máximos exponentes de la Ilustración. ¡Sapere aude!

0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba