miércoles, 9 de diciembre de 2009

“Vive la diversidad, termina con la discriminación”


“¿Qué implica la dignidad humana? En primer lugar, la inviolabilidad de cada persona, el reconocimiento de que no puede ser utilizada o sacrificada por los demás como un mero instrumento para la realización de fines generales. Por eso no hay derechos «humanos» colectivos, por lo mismo que no hay seres «humanos» colectivos: la persona humana no puede darse fuera de la sociedad pero no se agota en el servicio a ella. De aquí la segunda característica de su dignidad, el reconocimiento de la autonomía de cada cual para trazar sus propios planes de vida y sus propios baremos de excelencia, sin otro límite que el derecho semejante de los otros a la misma autonomía. En tercer lugar, el reconocimiento de que cada cual debe ser tratado socialmente de acuerdo con su conducta, mérito o demérito personales, y no según aquellos factores aleatorios que no son esenciales a su humanidad: raza, etnia, sexo, clase social, etc. En cuarto y último lugar, la exigencia de solidaridad con la desgracia y sufrimiento de los otros, el mantener viva y activa la complicidad con los demás. La sociedad de los derechos humanos debe ser la institución en la que nadie resulta abandonado.”

Savater, Las preguntas de la vida

“Vive la diversidad, termina con la discriminación” es el lema elegido este año para la celebración del Día de los Derechos Humanos. Según Navi Pillay, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “La discriminación es la causa principal de muchos de los problemas más apremiantes en materia de derechos humanos. Ningún país es inmune a este flagelo. La eliminación de la discriminación es un deber del más alto nivel”. La verdad es que nuestra situación actual hace necesario volver sobre el artículo inicial de la sexagenaria Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Y, aunque estas palabras reflejen el supuesto básico del ordenamiento jurídico internacional de los derechos humanos, más bien parece que hayamos retrocedido en la lucha contra la discriminación y, por tanto, en dignidad.

Que se lo pregunten a los inmigrantes turcos y bosnios que viven en Suiza. En el espacio web de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, con sede, precisamente en Ginebra, se puede leer lo siguiente: “La discriminación representa un obstáculo para el disfrute pleno de todos los derechos humanos, incluidos los derechos sociales, económicos y culturales, así como los derechos civiles y políticos. Asimismo, con gran frecuencia los líderes políticos, los gobiernos y los ciudadanos comunes guardan silencio o adoptan una actitud conformista ante el prejuicio y la discriminación”. El problema es que se está produciendo una nueva vuelta de tuerca: el silencio y el conformismo se han convertido en este país en un ensordecedor grito, democrático, eso sí, en contra de los principios de igualdad y no discriminación, justificándolo en nombre de la ¿estética?

Afirma Soledad Gallego-Díaz en Feroz Calvinismo que “la decisión de prohibir la construcción de alminares o minaretes adosados a las mezquitas que se edifiquen en Suiza a partir de ahora es tan disparatada como prohibir las columnas jónicas o las chimeneas altas. El alminar es un elemento arquitectónico, como lo es el campanario, el cimborrio o los dinteles en una iglesia cristiana. Y decidir en un referéndum los elementos arquitectónicos y artísticos que pueden tener un templo o lugar religioso es una estupidez, aunque lo decida el 58% de los suizos”.

Parece que volvamos, efectivamente, a la época de Calvino y de la Reforma. Si entonces se le prohibió a la minoría católica suiza tocar las campanas de las iglesias e incluso construir campanarios, ahora tal discriminación se ha reavivado en contra de los minaretes de las mezquitas. Desafortunadamente, no se trata de una medida laicista, sino de garantizar la superioridad visual y simbólica del cristianismo en perjuicio del islam. De hecho, sólo una sociedad laica podría asegurar la igualdad de todas las religiones y la libertad de culto. No es eso, el destructivo y perseverante virus de la discriminación no entiende de sutilezas. Estamos asistiendo a una nueva guerra de identidades que asusta. Identidades que se sustentan en los símbolos religiosos. ¿Es ésta la herencia de la Ilustración? En Italia, la Liga Norte ha propuesto incluir la Cruz en la bandera nacional: para este partido xenófobo, "una vez más recibimos una lección de civismo de los suizos". Una lección magistral, sí señor.

Muchos de los que comulgan con estas ideas xenófobas y discriminatorias argumentan sus doctrinas populistas afirmando que también los países musulmanes prohíben la construcción de iglesias y no sólo de campanarios, ignorando que ellos viven en países donde las instituciones, hasta ahora, garantizaban la libertad de culto, incluso la de los que no tenemos ninguna creencia religiosa. En realidad es miedo, pero un miedo que, como dice también Soledad Gallego-Díaz, “ha dado origen a mucho sufrimiento en Europa y que debería estar ya completamente resuelto”.

En fin, espero que esta celebración sirva para que no se olvide el contenido de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, sobre todo, de su artículo primero. Como se recoge en su Preámbulo, la aspiración más elevada del hombre es “el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”. Esta Declaración no es, desde luego, la solución a todos nuestros problemas; pero tampoco es algo inútil e inviable, como se pueda desprender del hecho de que prácticamente ningún país la respete. Posiblemente sea la mayor creación que haya realizado el ser humano en cuestiones morales. Os dejo una presentación realizada por Amnistía Internacional y algunos enlaces de interés.
Declaración Universal de los Derechos Humanos
View more presentations from José Ángel Castaño Gracia.

22 comentarios:

Mayte Toledo Cutillas dijo...

Profesor hay que comentar este fragmento?y llevarlo para el lunes?

José Ángel Castaño Gracia dijo...

No. Hay que realizar, de forma voluntaria, un comentario crítico sobre la discriminación o los derechos humanos en general, a partir de lo sucedido en Suiza o algún otro suceso parecido que esté relacionado con este tema. El comentario se debe hacer aquí.

Saludos.

MARÍA HERRERA PIÑERA dijo...

He estado leyendo el texto, y he llegado a la conclusión de que lo fundamental sería que todos los países siguieran la declaración de los derechos humanos, y que los organismos que tengan poder para hacerlo obliguen de algún modo a los países que no los respetan.
es verdad que cada vez más oimos o incluso hacemos comentarios que pueden ser racistas y que no son correctos, porque parece que hay cosas que a los de aquí les perdonamos fácilmente pero si los delitos los comete un extranjero le damos más importancia y eso no me parece nada justo.
He estado viendo la presentacion de los derechos humanos y me ha llamado la atención sobre todo el que habla de la presunción de inocencia, porque me ha recordado una noticia de la semana pasada en que acusaron a un hombre de matar a una niña pequeña y al final todo fue un error, de los médicos y, sobre todo de los medios de comunicación. Pienso que hay que tener mucho cuidado cuando se dan noticias tan graves porque a ese hombre le han acusado de un delito terrible sin haber pruebas suficientes, y tanto él como su familia y sus amigos deben haberlo pasado muy mal.
En conclusión, opino que todos deberíamos conocer y, sobre todo, poner en práctica la Declaración de los Derechos Humanos, y que si cada uno de nosotros pone algo de su parte, quizá nuestros hijos o nuestros nietos puedan disfrutar de un mundo mucho mejor y más justo.

Anónimo dijo...

He leído el texto, y yo creo que todos los países deberían seguir la declaración de los derechos humanos, y los países que no lo sigan habrían que obligarlos.
En la presentación de los derechos humanos me he dado cuenta que se los perdonan mas cosas a las personas de nuestro país que a los de otro países diferentes al nuestro.
La prueba esta en las noticias que podemos ver diariamente por la tele que muchas veces acusan a gente de cosas si tener pruebas necesarias para saber si es cierto o no, sin importarles el daño que le puede ocasionar a la familia de esas personas y a esa persona mismo.
En conclusión, creo que todos deberíamos cumplir la Declaración de los Derechos Humanos, y así llegaríamos a tener una vida mucho más justa.

david lopez oliva dijo...

He leído este texto y ehe llegado a la conclusión de que es una necesidad primordial para el bien de la humanidad la realiacion de los derechos humanos por parte de todos los países.En lo que concierne este texto y siguiendo lo que he afirmado anteriormene, se deberia empezar realizando de foma práctica el primer articulo de la Declaració Universal de los Derechos Humanos, dado que si no fuese así,se daría lugar a comportamientos racistas como los producidos hace poco con la discordia de los minaretes en Suiza.Mi conclusión es que si todos respetasemos los derechos humanos indiferentemene de cual fuese nuestra nacionalidad o ideología,se darían porfinalizados muchos de los problemas mundiales.

maria martinez guirao dijo...

Al leer este texto lo primero que he sentido es el desacuerdo con respecto al tema de Suiza.No veo nada de malo la construcción de los minaletes de las mezquitas puesto que su construcción favoreceria incluso a la cultura de Suiza. Hay mucha gente que dice no ser racista ,pero con sus actos demuestran lo contrario por ejemplo que en suiza un 58% manifestó su desacuerdo con la construccion de ellas,y como se ha dicho en comentarios anteriores por el simple hecho de no ser españoles no damos la misma importancia a sus actos que a los nuestros.Los Derechos Humanos es algo que evidentemente existe pero eso no significa que las personas lo cumplan,si lo cumplieran, muchos de los problemas de este tipo no existirían. Al igual que seria ridículo la prohibición de construccion de iglesias por ejemplo,es ridículo la prohibición de las mezquitas.Como se ha dicho en el texto en los paises musulmanes no permiten la construccion de iglesias puesto que es un pais en el que rinden culto a su religon,esa es la excusa que muchos dicen pero es incorrecta porque no todos pensamos igual.Entonces como ellos no permiten la contruccion de iglesia nosotros tampoco,¿no se supone que esta mal?, ¿entonces es correcto imitarles?
Cuando se ''supone'' que el mundo esta avanzando en temas de justicia,inmigracion etc se producen casos como estos de desigualdad,Que nos hacen ver que todavia nos falta mucho para ser una sociedad completamente igualitaria y libre.

Mayte Toledo Cutillas dijo...

He leído este texto y he podido observar que es necesario que todos los países siguieran la Declaración de los Derechos Humanos y que los paises que se negaran a hacerlo tendrían que obligarles, ya que es beneficioso para todos. Es verdad que quizás se le discrimine más a un racista que a uno de nosotros mismos o que se le juzgue mas a los de otra nacionalidad diferente a la de uno mismo y eso no es correcto,pero hoy en día en casi imposible soluccionar esta postura. Pienso que esta discriminacion puede llegar a grandes injusticias, como por ejemplo en el caso del tema de Suiza, creo que no le hace mal a nadie crear minaretes en sus mezquitas y por ellos es necesario que todos respetemos los derechos humanos y así llegariamos a mejores acuerdos, independientemente de cual sea nuestra ideología o nacionalidad.
Esta es mi opinión sobre dicho articulo.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios: son todos muy acertados y tiene un gran nivel crítico. Todos coincidís en la necesidad de respetar los derechos humanos, si es que realmente queremos un mundo más “habitable” y justo para todos, no sólo para los privilegiados como nosotros. También me alegra vuestra sensibilización respecto al gravísimo problema de la discriminación, que está a la base de muchos de los problemas pasados y presentes. Está claro que solamente eliminando la discriminación podemos lograr “todos” el pleno disfrute de derechos. Debemos exigir a los políticos su realización efectiva y su ampliación progresiva, según vayan apareciendo nuevas formas de discriminación; es decir, reclamándoles madurez moral a ellos y al resto de la sociedad.

Mayte: no se trata de obligar a nadie (los derechos humanos no se pueden imponer), sino de ser capaces de ponernos en el lugar del otro, incluso de los racistas, que son prisioneros de sus miedos y de su ignorancia. María Martínez: te felicito por tu excelente comentario, sigue así. David: desgraciadamente, los problemas mundiales no se van a resolver así como así; pero no cabe duda, que una buena educación ética contribuiría mucho a su resolución. Anónimo: muy buena observación sobre las diferentes varas de medir que utiliza la justicia demasiadas veces. María Herrera: buen comentario ¿hubiera ocurrido lo mismo si el acusado fuera una persona “importante”? Como veis, no es tan difícil participar en este blog, pensado fundamentalmente para vosotros. Gracias a todos otra vez.

Saludos.

Isabel Salinas Ríos dijo...

Me ha parecido muy interesante este artículo. La verdad es que ya había oido algo sobre la noticia de prohibir la construcción de minaretes en las mezquitas de Suiza en clase y en las noticias, y pienso que es una tontería porque ¿qué daño pueden hacer unos simples miranetes? La gente hoy en día se queja por todo y además por cosas sin importancia, luego hay problemas de verdad y les da igual lo que pase, no opinan y se dejan llevar por los demás en vez de hacerse valer y respetar.

Igual que yo respeto a los musulmanes y no me importa que construyan mezquitas con minaretes o sin ellos, creo que nosotros también nos merecemos su respeto y tener, al iqual que ellos, algunos derechos, porque ellos si pueden construir mezquitas en España, pero ¿nosotros podemos levantar nuestras iglesias católicas en territorios musulmanes?

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Isabel: ¿sólo hay que reconocerles derechos a aquellos que nos los reconocen a nosotros?, ¿si tú procedieras de un país que niega los derechos humanos no sólo a los extranjeros, sino también a sus ciudadanos, yo te los tendría que negar a ti? Poca madurez moral demostraría tener. Si has leído con atención el post, te habrás dado cuenta que este argumento es claramente xenófobo. Además, hablar de los “musulmanes” en general es falsear la realidad. Hay países musulmanes que respetan la libertad de culto sin problemas, como es el caso de Siria, Turquía o Egipto. En cualquier caso, nosotros tenemos la inmensa suerte de vivir en un país cuyas instituciones garantizan nuestros derechos; en muchos otros lugares, lamentablemente, no.

Saludos.

Dámaris Villalba Ríos dijo...

Antes de leer este artículo no sabía que existía esta ley en la declaración de los derechos humanos, aunque había oído hablar de casos como el de Suiza, y no entendía el porqué de este tipo de situaciones, aunque sigo sin entenderlo.
después de leer dicho artículo, me he dado cuenta que es una forma de discriminación hacia las personas con otros orígenes y cultura, y que no respeta los valores morales ya que no establece una conducta justa o con buenos fines.
Mi opinión personal:
Me parece indigante que con lo avanzada que esta la sociedad, todavía se den casos como este, es una forma de discriminar que esta fuera de lugar, ya que según la declaración de los derechos humanos esto esta permitido, desde mi punto de vista esto es una falta de respeto hacia las personas a las que se les prohíbe, ya que no se les permite ser fieles a sus creencias.

Isabel Salinas Ríos dijo...

Me has entendido mal o yo no me he explicado bien. Quería decir que igual que aquí hay derechos humanos y se respeta la diversidad de cultura y creencias, en otros países también deberían esforzarse para lograr unos derechos y respetar lo que piensen los demás.
En ningún momento he querido decir que solo hay que respetar a los que nos respeten, y sí, se la suerte que tengo de vivir en un país como este, quizás si hubiera nacido en otro yo estaría casada y con hijos y sin embargo estoy estudiando y tengo muchas oportunidades que otros no tienen.
No me considero una persona racista ni xenófoba.

Irene Corredor Villegas dijo...

Basándome en el primer artículo de la Declaración de los Derechos humanos el cual dice: que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos” Quiero decir que esto queda muy bien sobre el papel, y aunque todos quisiéramos que así fuera, la realidad es que cada persona esta condicionada por el lugar sociedad e incluso en la familia en la que nace, y dependiendo de esto así serán sus creencias, su acceso a tener una educación, etc. Es más creo que nosotros deberíamos sentirnos muy privilegiados al crecer en una sociedad que nos permite la posibilidad de tener acceso a una educación y a una religión libremente, además de tener numerosas oportunidades. Creo que toda sociedad debería estar basada en el respeto, con esto solucionaríamos problemas como el existente en Suiza por la construcción de alminares o minaretes adosados a las mezquitas (que además enriquece tanto arquitectónica como culturalmente el lugar donde sean construidas). Con esto estamos demostrando que la sociedad en vez de avanzar da pasos hacia atrás y que aunque todos conocemos la manera de solucionar estos problemas (discriminación, desigualdad..) cumpliendo sin ninguna excepción cada uno de los derechos humanos, somos pasivos y estamos acomodados a nuestro estatus y no hacemos nada para que esta situación cambie.

Santamaría Toledo Guardiola dijo...

Bueno, espero no haber llegado tarde ya que todavía sigue siendo Lunes.
El artículo me ha parecido muy interesante e informativo, ya que ultimamente la gente sabe más de lo que pasa en "El salvamé" que en el mundo. Estoy totalmente en desacuerdo con el tema de prohibir los minaretes en Suiza, ya que según los Derechos humanos citados es NECESARIO la libertad de expresión, de religión y de cultura para las personas sin condición de sexo, edad, etnia..etc,
Matización importante: en CUALQUIER parte del mundo, NO sólo en la nuestra y NO sólo para NOSOTROS; que eso es lo que a veces se olvida. Cómo se han dicho en otros comentarios pienso que cualquier musulmán es tan libre como nosotros de edificar las mezquitas que quiera, al igual que si fuera una iglesia católica, un templo budista.. etc.
Me parece muy mal que nuestra sociedad todavía tenga sentimientos tan xenófobos y de rechazo para los que no piensan como ellos, pero NO solo nosotros, también los musulmanes, checos, suizos..etc lo son, ya que como dice un refrán "lo malo está en todas partes" y desgraciadamente temas como la xenofobia, racismo etc se da en todas partes de igual manera.
Tal vez puede que tengan miedo a que el islam se extienda por Europa, ya que para ellos no está bien vista esa doctrina.
Las religiones las hacen las personas, no los Dioses (si los hay claro), (sinceramente no creo que fuese Dios, si existe, quien escribió la Biblia, quien quiera creerselo que se lo crea, es respetable) El corán no dice que apedrees a una mujer por ser adúltera, tal vez el corán dice que el adulterio está mal, otra cosa es que la gente lo interprete como quiera diciendo que pone "apedrear", eso ya no es lo mismo, por tanto la culpa no la tiene el islamismo sino la sociedad que lo practica de esa forma tan radical. Por otro lado la postura que defienden los Suizos es incorrecta "yo no dejo que construyan mezquitas aquí porque a mi no me dejan construir iglesias allí" No se puede atacar la xenofobia con más xenofobia, deberían de dar ejemplo y demostrar el avance cultural de Europa ante esto y obedecer los Derechos Humanos que son normas morales universales que "deberían" seguirse a rajatabla y que para algo están ahí y los Europeos tenemos más conocimiento de éstos que ningún otro país.
La gente debería saber apreciar lo que tiene, respetarse unos a otros, convivir en multicultiralidad ya que eso enriquece el saber humano y tolerarse sobre todo.
Tenemos y (desde mi caso) tengo mucha suerte por estar en el lugar en el que estoy, en el que la gente tiene la libertad de expresarse y tener la cultura que quiera ya que si me hubiese quedado en mi lugar de nacimiento mi único destino tal vez hubiese sido tener hijos, fregar platos y sumirme en la pobreza sin derecho a quejarme por ello.
También me he tomado la libertad de leerme el artículo de "Acabemos de una maldita vez con los musulmanes en Europa" y bueno, ya me habían pasado el video antes y no vomité encima del teclado porque no lo ví procedente, pero me parece vergonzoso que videos como esos circulen por la red, a mi me lo pasaron por Tuenti y lo denuncié en cuanto lo ví, no creo que ese tipo de videos deban de permitirse. Y lo digo desde quí para todos los demás cada vez que os pasen algo por el estilo y que veais que no os parece bien, no os calleis o paseis de ello, denunciadlo, no permitais que se extienda por la red esta serie de videos xenófobos.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola Dámaris. Los derechos humanos no son leyes, son artículos que muestran cómo debe ser la realidad y son exigencias para un presente más justo; pero no se pueden imponer. Lo mejor que podemos hacer es incorporarlos a nuestra forma de ser e intentar su aplicación de la mayor manera posible.

Un saludo.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Isabel, no te enfades. Es, precisamente, un problema de educación. Una persona ignorante siente terror a lo desconocido, a perder la seguridad que proporciona una moral sectaria. Por eso debemos “predicar con el ejemplo”: no estamos en condición de igualdad. Hasta hace bien poco, en nuestro país se rechazaba todo lo que no estuviera en consonancia con “las buenas costumbres”. Mañana, si queréis, podemos hablar de racismo y de xenofobia en clase.

Un saludo.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Irene: buen comentario. Tienes razón, pero se trata de que la Declaración sea algo más que un trozo de papel. Siempre se le ha criticado que son excesivamente utópicos e irreales, que son una imposición de Occidente al resto del mundo o que son insuficientes para crear una sociedad más justa. Sin embargo, el respeto, la igualdad y la no discriminación son universales, no son patrimonio de ninguna cultura y son necesarios para el avance de todas las sociedades. Como se nos olvide esto, estamos arreglados.

Un saludo.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola Santa: tu comentario lo he leído después de contestar a los de Isabel, Dámaris e Irene. No sé por qué ha salido publicado antes: misterios de la técnica. Ante todo, felicitarte por tu estupendo análisis, lleno de sentido común y de sensibilidad hacia la injusticia. Yo no conocía el vídeo; tuve esa suerte hasta que lo vi en un blog amigo. Y, desde luego, estoy totalmente de acuerdo contigo: es absolutamente vomitivo. La capacidad de manipulación que exhiben algunos es infinita. Por eso me ha encantado tu exhortación final a tratar esos documentos como lo que realmente son: como basura (irreciclable) que hay que eliminar de la Red. La tolerancia debe ejercerse sobre las personas, no sobre ciertos pensamientos que sólo pretenden fomentar el odio y la intransigencia. Respecto a las religiones, ya vimos que la experiencia religiosa es “humana, demasiado humana”; sin embargo, la forma de llevarla a cabo ha originado mucho derramamiento de sangre a lo largo de la historia. Lo que es pasmoso es que no hayamos aprendido nada de esa terrible lección. Por mi parte, prefiero quedarme con esas palabras del gran poeta alemán Friedrich Hölderlin que decían: “Sólo creen en lo divino aquellos que son ya dioses”.

Saludos.

Anónimo dijo...

El articulo me a parecido muy interesante y he aprendido cosas que no sabia.
En la actualidad que vivimos hay muchos abusos contra los derechos humanos y me parece muy mal con toda la tecnologia, el desarrollo industrial, armamentos etc. Pero yo te aseguro que una gran cantidad de las personas no tienen o no saben nada hacerca de los derechos humanos, menos mal que estamos en el siglo 21 con toda la tecnologia que nos podemos imaginar pero aun somos unos analfabetos en cuestion a como nos tenemos que comportar hacia otras personas.
Con respecto a Suiza con la construccion de alminare o misquitas estoy en total desacuerdo, porque es la construccion de lugares donde se practica una cultura o religion.
Seria como que en España prohibieran la construccion de plaza de toros, es una cultra que hay que respetar aunque sea un poco rara pero hay que respetarla.

Jeffry Diaz 1 Bach. "a"

Jesús Villa Otiz dijo...

Lo hago en 2 partes porque hay limite de caracteres y por lo que parece lo superé.

PArte 1:

Bueno,aunque no se si este comentario contara ya para nota (ya da igual que lo haga o no), despues de leer tanto el post como los comentarios y recursos adicionales saco la misma conclusion que cualquier persona digamos con dos dedos de frente.
-Hay que respetar todos los derechos humanos, y no solo de quien nos apetezca sino de todas las personas. Porque? pues sencillamente porque son totalmente necesarios de respetar.
mas que nada porque respetar estos derechos fundamentales es equivalente a respetar la dignidad de cada persona, su libertad de accion y realizacion personal. Por ello es completamente necesario aceptar estos derechos como propios y como ajenos (en su sentido de pertenencia a otro).
Ahora bien, conozcamos la historia y miremos el presente: esta declaracion de derechos no ha cambiado demasiado la manera de actuar de muchas personas gobiernos y demas autoridades.
La manera mas facil de explicarlo es: "Somos humanos, cometemos errores." Bueno, valdria si acaso estos delitos o deslices( al parecer se llama de una manera u otra segun el estamento social del autor) fuesen provocados de manera ingenua,cosa que unas veces pasa(por desconocimiento la mayoria de veces) y muchas no, asi que asi seguimos...

Jesús Villa Otiz dijo...

PARTE 2:
Y en cuanto a los minaretes en Suiza, no hace falta ir tan lejos para ver algo no igual pero si parecido.Eso si, segun vi por internet el dia que salio la noticia(pero no se porque no encuentro la pagina) se llevo a votacion este asunto porque recogieron 50000 firmas a favor del referendum.Si esto es asi en realidad que no lo sé a ciencia cierta, en tema de politica llevan algo de ventaja. Otra cosa es que las personas de alli tengan un pensamiento que tenga fuera aquello de la libertad de culto que no es a mi entender, un derecho a ejercer una religión, sino mas bién un derecho a no ser discriminados por ejercerla.
Bueno al grano:
Cerca de mi domicilio un grupo de musulmanes ha comprado un sitio (no me acuerdo si era un bajo o un edificio) para usarlo como mezquita.
Que paso? una recogida de firmas en contra de ello.por el momento creo que ganaron las firmas...
La verdad es que a mi no me daria mucho gusto encontrarme con una mezquita(probablemente porque no es costumbre aqui, pero seguramente al final me daria lo mismo) pero oye, a ver quien soy yo ni nadie para criticarlo e intentar impedirlo, como si ami me hubiera impedido alguien practicar la Religion Catolica, la cual predica el amor y la libertad por encima de todo.En ambos casos no me aprece correcto, eligiria fastidiarme antes que restar libertad a otros y sumarme libertinaje, por mucho que este hecho me fastidiase,.Libres son ellos, libres deberiamos de ser nosotros para que una mezquita no afectase a nuestra manera de pensar pero si a nuestra cultura, enriqueciendola, y todo por el miedo a lo desconocido.
y en cuanto a la declaracion de los derechos humanos...
Es uno de los textos mas bellos escritos por el hombre.
Aunque por desgracia por ello mucha gente lo ve como algo bonito, pero inalcanzable.
Inalcanzable porque se ve como algo que tenemos que tener todos en nuestro pensamiento asi de golpe sin mas sin siquiera pensar que quieren decir en realidad.
Solo razonándolo cada uno interiormente podremos llegar a conclusiones que nos serviran para empezar a actuar en favor de la consecucion de estos derechos por parte de todos. Porque de primeras, no porque los demas no respeten los derechos yo no tengo que dejar de respetar los derechos no las personas que no los respetan, sino solo esa actitud.
Bueno como conclusion, en mi condicion de Catolico Practicante me gustaria decir que aunque muhcos cometen el error de juzgar a los Cristianos como intolerantes, creo que es precisamente al contrario puesto que para mi es Dios quien dio la libertad al hombre, libertad para hacer el bien o el mal aunque luego, ha de asumir las consecuencias. Y aunque desde una perspectiva laica cada uno tiene derecho a profesar la religion que quiera, y pueda parecer que los Cristianos piensan que solo ser Cristaino y creer en Cristo como Hijo de Dios puede salvar a lso demas es decir, es excluyente de todas las demas personas, no es asi. En realidad lo que importa es la intencion REAL(no la aparente) de nuestras actuaciones.
Y pienso que esta intencion es lo que realmente deberia contar para todos ya no solo religiosos o no religiosos.
Bueno esto ultimo lo he puesto, ya no porque nadie haya criticado ni nada sino porque si por algun casual alguien piensa que los cristianos somos asi, que encuentre mi respuesta como he hecho en otros sitios.
Y bueno para resumir:
Los derechos humanos son fundamentales e inalienables.
Saludos¡

PD: intentare pasar mas tiempo por aqui, resulta un blog muy interesante.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Perdonad por la tardanza en contestaros: entre las evaluaciones y la caída de mi línea de internet me ha sido imposible.

Jeffry: tienes razón al señalar que el progreso tecnológico no ha ido acompañado de un progreso moral. Sin embargo, no estoy de acuerdo con el calificativo de “rara” que le aplicas a la cultura musulmana. En todo caso, diferente a lo que estás acostumbrado. Tus costumbres también resultarían “raras” para otras culturas.

Saludos.

Jesús: me cuesta trabajo entender lo que dices. Debes cuidar la expresión también en la Red. Lo del tema de las firmas existe en todas las democracias occidentales, pero el que un número importante de ciudadanos reclame un referéndum no legitima sus demandas. En democracia ocurre eso: a Hitler lo votaron millones de alemanes. Por otro lado, no sé qué problema hay en que se construyan mezquitas, templos mormones o sinagogas judías, siempre y cuando no sirvan para fomentar el odio y pertenezcan a religiones que no sean perjudiciales para sus creyentes. Además, la clandestinidad siempre ha alimentado los extremismos y despertado la conciencia de persecución, el mejor caldo de cultivo para los integrismos. Integrismo que no escapa tampoco a ciertos sectores de la Iglesia Católica y al Cristianismo en general. El mensaje de los Evangelios es claro, sin embargo, muchos han tergiversado su contenido para obtener ciertos intereses, sobre todo políticos, que van más allá de lo estrictamente religioso. Exactamente lo mismo que vemos en el ala más radical del islam, que no es mayoritaria pero sí más visible. Por eso no es justo tildar a todos los cristianos de intolerantes, ni mucho menos. Pero sí es verdad que también existe la intolerancia en el cristianismo. ¿Qué otra cosa son aquellos farmacéuticos cristianos que se niegan a dispensar preservativos por motivos de conciencia? ¿Y aquellos catedráticos o médicos que afirman poco más o menos que los homosexuales son retrasados mentales? ¿Y los que niegan la evolución? ¿Y los que nos llaman asesinos y degenerados por no compartir su ideario? ¿Hablamos de la educación para la ciudadanía, asignatura que explica los derechos humanos? Por eso, los derechos humanos deben ser para todos. Ni todos los cristianos son unos intolerantes, ni todos los musulmanes son unas bestias rencorosas sedientas de sangre. Os recomendé que vierais la película “Vals con Bashir”: ahí se ve claramente lo que es capaz de hacer también un gobierno “cristiano”, sin necesidad de irnos a la época de Calvino y de la Reforma protestante. Si tengo tiempo ya escribiré algo sobre esta durísima película. Las religiones no tienen por qué ser excluyentes, pero sus líderes, a veces, sí lo son: la utilizan como medio para domesticar a las masas ignorantes y mantenerse en el poder.

Saludos.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba