viernes, 9 de octubre de 2009

Música para la “La Madona del cuello largo”


Hor ch’e tempo di dormire, dormi mi figlio e non vagire,
perche tempo ancor verrà, che vagir bisognerà.
Deh ben mio, deh cor mio fa, fa la ninna ninna na.

Chiudi quei lumi divini, come fan gl’altri bambini,

perché tosto oscuro velo priverà di lume il chielo.

Deh ben mio, deh cor mio fa, fa la ninna ninna na.


O ver prendi questo latte dalle mie mammelle intatte,

perche ministro crudele ti prepara aceto e fiele,

Deh ben mio, deh cor mio fa, fa la ninna ninna na.

Amor mio, sia questo petto hor per te morbido letto,

pria che rendi ad alta voce l’alma al Padre su la croce.

Deh ben mio, deh cor mio fa, fa la ninna ninna na.


Posa hor queste membra belle vezzosette e tenerelle,

perche poi feri e catene gli daran acerbe pene.

Deh ben mio, deh cor mio fa, fa la ninna ninna na.


Queste mani e questi piedi ch’or con gusto e gaudio vedi,

Ahime, com’in varii modi passeran acuti chiodi


Questa faccia graziosa rubiconda, hor più che rosa

Sputi e schiaffi sporcheranno con tormento e grand’afanno


Ah con quanto tuo dolore, sola speme del mio core,
questo capo e questi crini passeran acuti spini


Ah ch’in questo divin petto, amor mio dolce diletto,

vi farà piaga mortale, empia lancia e di sleale.

Dormi dunque, figliol mio, dormi pur, redentor mio,

perchè poi con lieto viso ci vedrem in Paradiso.


Hor che dorme la mia vita, del mio cor gioia compita,

taccia ognun con puro zelo, taccian sin la terra e’l cielo.

E fra tanto, io che farò? Il mio ben contemplerò,

ne starò col capo chino fin che dorme il mio bambino.

Tarquinio Merula, Hor ch’e tempo di dormire

Hoy es viernes y toca música. El texto anterior corresponde a una nana que le canta la Virgen María a su hijo recién nacido, donde le aventura lo que le habrá de ocurrir. Compuesta por el compositor Tarquinio Merula, músico de Cremona del primer Barroco, es una música triste y conmovedora, pero de una belleza hipnótica. Sobre todo en la interpretación de Montserrat Figueras, junto con Jordi Savall y su grupo Hespèrion XX, que os presento más abajo.


Cómo me gustaría que la escuchara el Foro de la Familia antes de que se eche a la calle el próximo 17 de octubre para reivindicar “la vida, la figura de la mujer y la maternidad”, eso sí, con los improperios a los que nos tienen acostumbrados. Aunque ellos no la perciban, también hay mucha belleza en lo que representan y en cómo se han representado sus creencias. Si esta madona del Parmigianino cobrara vida, aun a riesgo de partirse el cuello, saldría corriendo ante las necedades proferidas por algunos de sus devotos. Buon appetito!

2 comentarios:

bLuEs dijo...

Siempre está la perversión de las palabras. Al "Foro de la Familia" habría que buscarle otra denominación que lo representase mejor.

Saludos

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Desde luego. Ni saben lo que es un foro ni la familia que dicen defender es otra que la que vive al margen de la ley. Son antisistema(democrático, por supuesto)y excluyentes por naturaleza. Estamos en octubre, empieza la berrea: cornamentas en alto y a embestir.

Saludos.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba