sábado, 24 de octubre de 2009

Mentiras y engaños: la escalera sin fin


"Christof
Truman, yo te he observado toda tu vida. He visto tus primeros pasos, tus primeras palabras, tu primer beso. Te conozco mejor que lo que tú te conoces. Tú no vas a salir por esa puerta.


Truman

Nunca tuviste una cámara dentro de mi cabeza.

Christof
Truman, allí [afuera] no hay más verdad que la que hay en el mundo que yo hice para ti, las mismas mentiras y engaños. Pero en mi mundo no tienes nada que temer.


Christof

Maldita sea, di algo. Estás frente a las cámaras en vivo para todo el mundo…


Truman

Por si ya no los miro: buenas tardes y buenas noches."


Peter Weir, diálogo final de El Show de Truman

¿Son las cosas lo que aparentan ser?, ¿Son nuestras ideas y pensamientos un reflejo de la realidad del mundo?, ¿La realidad es igual para todos o cada ser construye su propio mundo particular?, ¿Qué es, pues, la realidad? Estas son algunas de las cuestiones que hemos abordado durante las últimas semanas. Nuestra específica configuración sensorial delimita toda la información que recibimos del exterior de nuestra conciencia y es el material que procesamos en la mente y posteriormente almacenamos en la memoria. Pero... ¿qué pasa si nuestros sentidos nos engañan? La sospecha de que los sentidos no son una fuente fiable para la construcción del conocimiento se remonta, como ya sabemos, a Platón y su alegoría de la caverna. Ya vimos la insostenibilidad del realismo ingenuo: es evidente que podemos percibir la realidad de forma errónea. Ilusiones ópticas y figuras imposibles forman parte de nuestra experiencia cotidiana (pinchad en este link para acceder a las más comunes: Ilusiones Ópticas y figuras Imposibles).

Una de estas figuras imposibles es la Escalera Penrose, una variación del "tribar", un triángulo imposible formado por tres barras. Se trata de una representación bidimensional de una escalera en la que se asciende o desciende en un bucle continuo: jamás se llegaría a un punto más alto. El ejemplo más conocido de la Escalera Penrose es la que tenéis en la ilustración de arriba: Ascending and Descending, de M. C. Escher, incorporada a un monasterio donde varios monjes ascienden y descienden por esta escalera sin fin. Este artista gráfico del siglo XX es uno de los más populares en los ambientes científicos, especialmente matemáticos e informáticos. Precisamente, sus obras más conocidas son las figuras imposibles. Parece ser que no le interesaba mucho la “realidad” y prefería crear su propio universo.


Os dejo con Hallucii, un cortometraje de animación de Goo-Shun Wang, director taiwanés, que nos cuenta una historia bastante inquietante en esta escalera de Penrose-Escher. Un hombre en estado de embriaguez (fijaos en la etiqueta de la botella), al regresar a casa, se encuentra atrapado en estas escaleras imposibles, mientras es vigilado constantemente por las cámaras de video vigilancia. ¿Podrá este pobre hombre salir de esas escaleras y acabar con esta pesadilla? El planteamiento es muy original y encierra una sorpresa final que nos conduce al punto de partida: ¿Son las cosas lo que aparentan ser?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Son cerca de las dos de la mañana y me encuentro "encerrado" en mi cuarto, ante mí, una treintena de folios repletos de información por absorver.

En estas circunstancias toda ayuda es poca así que se han abierto los cielos cuando he visto la actualización del blog.

Intentaremos hacer lo que se pueda.

Un fuerte abrazo

Dn.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Seguro que lo harás bien. Lamento tener que tomar medidas como estas, pero la situación es insostenible. Lo que más me apena es no poder dar las clases que alumnos como tú se merecen. Es una pena, pero hay cosas que no se pueden elegir. Sin embargo, sí tenemos libertad de respuesta. En cualquier caso, no te preocupes: ya verás que no es tan difícil. Cuando hay verdadero interés, una gran parte de la tarea académica está hecha.

Ánimo.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba