domingo, 13 de septiembre de 2009

Para conmemorar el “Día Internacional de la Democracia”


“Lo siento, pero no quiero ser emperador. Eso no me va. No quiero gobernar o conquistar a nadie. Me gustaría ayudar a todo el mundo, si fuera posible: a judíos y gentiles; a negros y blancos. Todos queremos ayudarnos mutuamente. Los seres humanos son así. Queremos vivir para la felicidad y no para la miseria ajena. No queremos odiarnos y despreciarnos mutuamente. En este mundo hay sitio para todos. Y la buena tierra es rica y puede proveer a todos.

El camino de la vida puede ser libre y bello; pero hemos perdido ese camino. La avaricia ha envenenado las almas de los hombres, ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. Hemos aumentado la velocidad. Pero nos hemos encerrado nosotros mismos dentro de ella. La maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. Nuestra ciencia nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. Pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. Más que maquinaria, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. Sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá.

El avión y la radio nos han aproximado más. La verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. Incluso ahora, mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres, mujeres y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a personas inocentes. A aquellos que puedan oírme, les digo: “No desesperéis”.

La desgracia que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. El odio de los hombres pasará, y los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo volverá al pueblo. Y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás.

¡Soldados! ¡No os entreguéis a esas bestias, que os desprecian, que os esclavizan, que gobiernan vuestras vidas; diciéndoos qué hacer, qué pensar o qué sentir! Que os obligan a hacer la instrucción, que os mal alimentan, que os tratan como a ganado y os utilizan como carne de cañón. ¡No os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina! ¡Vosotros no sois máquinas! ¡Sois hombres! ¡Con el amor de la humanidad en vuestros corazones! ¡No odiéis! ¡Sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados!

¡Soldados! ¡No luchéis por la esclavitud! ¡Luchad por la libertad!

En el capítulo diecisiete de san Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, ¡no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres! ¡En vosotros! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder, el poder de crear máquinas. ¡El poder de crear felicidad! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. Por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. Lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad.

Prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. Pero mienten No han cumplido esa promesa. ¡Ni la cumplirán! Los dictadores se dan libertad a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. Ahora, unámonos para liberar el mundo, para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. ¡Soldados, en nombre de la democracia, unámonos!”

Charles Chaplin, “El gran Dictador”, 1940

No se me ocurre mejor forma de conmemorar el día internacional de la democracia que con el conmovedor discurso de Hinkel, parte final de El gran dictador, obra maestra de Chaplin. Hoy muchos coinciden en señalar los peligros que acechan a un régimen político que Tucídides definió como “modelo para otros”. Y es que cada día se produce un mayor distanciamiento entre los ciudadanos, cada vez más atomizados, y las instituciones políticas. Algunos asistimos atónitos a la conversión de la cosa pública en espectáculo mediático, sobre todo televisivo, que hace que estas instituciones políticas se enfrenten poco a poco a una falta de autoridad que las sitúa en una posición de debilidad y de falta de legitimación.

"Cum potestas in populo auctoritas in senatu sit.", decía Cicerón con toda la razón. Un modelo político sin autoridad corre el riesgo de devenir en un autoritarismo que sería muy bien recibido por muchos. La ausencia de políticos “vocacionales”, al decir de Weber, el papel que juegan los medios de comunicación en desacreditarlos a ellos y a todo el sistema, la expansión del populismo y el nacionalismo… Todo ello hace que nos planteemos la regeneración del sistema y que éste por fin se convierta en una auténtica democracia participativa. Pero, para conseguirlo, hacen falta ciudadanos con criterio que, desgraciadamente, no abundan en nuestras sociedades, cada vez más abocadas al analfabetismo social y político. Como no afronten pronto las instituciones su pérdida de autoridad y de legitimación, podríamos asistir al fin de la democracia tal y como la conocemos ahora.

Abajo tenéis la escena final de la película de Chaplin y, siguiendo las indicaciones de Filotic, el discurso de Hitler a la juventud alemana. Todas las comparaciones son odiosas, ¿o no?



0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba