jueves, 10 de septiembre de 2009

La mala educación I

El Roto, El País, 10 - 09 - 2009

"Nacemos débiles, necesitamos fuerzas; nacemos desprovistos de todo, necesitamos asistencia; nacemos estúpidos, necesitamos juicio. Todo cuanto no tenemos en nuestro nacimiento y que necesitamos de mayores nos es dado por la educación. Esta educación nos viene de la naturaleza, o de los hombres o de las cosas. El desarrollo interno de nuestras facultades y de nuestros órganos es la educación de la naturaleza; el uso que nos enseñan a hacer de tal desarrollo es la educación de los hombres; y la adquisición de nuestra propia experiencia sobre los objetos que nos afectan es la educación de las cosas. Así, pues, cada uno de nosotros es formado por tres clases de maestros. El discípulo en el que sus lecciones diversas se oponen se halla mal educado, y nunca estará de acuerdo consigo mismo. Aquel en quien todas ellas coinciden en los mismos puntos y tienden a los mismos fines, va solo a su meta y vive consecuentemente. Sólo éste se halla bien educado."

Jean-Jacques Rousseau, Emilio o la educación (comienzo del libro I)

Según el Defensor del Pueblo, la violencia desatada recientemente en Pozuelo de Alarcón se debe "al desbordamiento de actitudes irracionales" por la pérdida de autoridad y de valores de la sociedad. ¿Y quién es el culpable aparte de los protagonistas de esta historia y de sus padres? Pues sí, los profesores: Carthago delenda est. Como ejemplo añade que cuando se permite "el tuteo" a los mismos se está allanando el camino que conduce a "la falta de respeto". Habría que decirle a Enrique Múgica que la causa se halla más bien en la falta de educación y, más concretamente, de la educación en valores cívicos, como el respeto (que no tiene nada que ver con el tuteo), la tolerancia o la solidaridad, como señala Gerardo Rivas en su artículo
¿Seguirá siendo Pozuelo la ciudad emblemática de la objeción a la asignatura EpC? Y es que, curiosamente, este municipio madrileño, uno de los que cuenta con nivel de renta más alto del país, abandera el movimiento de objeción de conciencia contra la asignatura “Educación para la Ciudadanía” a nivel nacional.

Estos cretinos, convertidos en “héroes” de Youtube, han sido condenados a tres meses sin “fiesta” por su gran hazaña: deberán estar en sus casas antes de las diez de la noche. Un castigo ejemplar, sí señor. Sólo que la mayoría de los padres han recurrido la sentencia. Total, por el asalto a una comisaría, la quema de unos cuantos coches, el destrozo del mobiliario urbano y la hospitalización de menos de una docena de policías. ¿Cómo se atreve la justicia a imponer a nuestros desamparados hijos una pena tan draconiana? En fin, todo un ejemplo de civismo y responsabilidad. Lo más triste es que estas parecen ser las únicas causas de movilización social en nuestra sociedad: ¡Queremos ponernos ciegos, a las barricadas!

0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba