jueves, 24 de septiembre de 2009

La "alegoría de la caverna"


-Ahora fíjate en esto dije: si, vuelto el tal allá abajo, ocupase de nuevo el mismo asiento, ¿no crees que se le llenarían los ojos de tinieblas, como a quien deja súbitamente la luz del sol?

-Ciertamente dijo.

Y si tuviese que competir de nuevo con los que habían permanecido constantemente encadenados, opinando acerca de las sombras aquellas que, por no habérsele asentado todavía los ojos, ve con dificultad y no sería muy corto el tiempo que necesitara para acostumbrarse , ¿no daría que reír y no se diría de él que, por haber subido arriba, ha vuelto con los ojos estropeados, y que no vale la pena ni aun de intentar una semejante ascensión? ¿Y no matarían, si encontraban manera de echarle mano y matarle, a quien intentara desatarles y hacerles subir?

-Creo que sí dijo.

Platón, La República, libro VII.

Hemos iniciado la aproximación al saber filosófico a partir de la famosa alegoría de la caverna del filósofo griego Platón. Como ya sabemos, este relato es el que mejor expresa la concepción de la realidad del filósofo. Pero también posee un carácter universal que lo hace válido para todas las épocas, que vienen y van, aunque todas tienen sus particulares “cavernas” mentales y culturales (la nuestra, en particular, es muy amplia, quizá demasiado). Este famoso texto marca, pues, el camino a toda persona “curiosa” y “subversiva” que quiera liberarse de la esclavitud de la inmediatez: sólo lo logrará quien sea capaz de preferir el conocimiento a la ignorancia, a los prejuicios y a los convencionalismos. Por muchas seguridades que nos ofrezca la caverna, es obligado a toda persona que se sienta libre el tomar fuerzas y emprender el espinoso camino que conduce a la autenticidad. Es un esfuerzo que merece la pena aunque tal vez no tenga premio.

El cine, como el resto de las artes, también se ha ocupado de los mismos temas que inquietaban a Platón, una prueba más de la universalidad de los mismos. Os invito a que veáis las siguientes películas y a que reflexionéis sobre ellas, aunque ninguna representa mejor el quehacer filosófico frente a las sombras de la caverna que El nombre de la rosa, de Jean-Jacques Annaud. Os dejo también una simpática interpretación de la alegoría de la caverna que, aunque está en portugués, se entiende perfectamente. Ánimo, sed curiosos y pinchad en los enlaces.


Más sobre cine
Más sobre Platón

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando nos centramos en clase en el mito de la caverna y la enseñanza que esconde, rapidamente establecí paralelismos con la famosa trilogía de Matrix, sobre todo en su primera entrega.

Me alegra ver que no andaba desencaminado al pensar en ella como ejemplo similar al de esta metáfora que nos presenta Platón.

Un fuerte abrazo.

Dn.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

La verdad es que es una película que muestra unos parecidos innegables con el mito. Me alegra que hayas sido tan perspicaz. Seguro que se te da bien la signatura. Te brindo uno de los diálogos de la película que más me gustan:

“NEO: ¿Qué verdad?
MORFEO: Que eres un esclavo, Neo. Igual que los demás, naciste en cautiverio, naciste en una prisión que no puedes ni oler ni saborear ni tocar. Una prisión para tu mente. Por desgracia no se puede explicar lo que es Matrix. Has de verla con tus propios ojos. Esta es tu última oportunidad. Después, ya no podrás echarte atrás. Si tomas la pastilla azul fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte. Si tomas la roja, te quedas en el País de las Maravillas y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos. Recuerda: lo único que te ofrezco es la verdad. Nada más. Sígueme. “

Anónimo dijo...

Pues sigamos a Morfeo y huyamos de la "realidad" que nos presenta esta sociedad intrascendentalista.

Seamos atrevidos y tomemos la pastillita roja, abramos los ojos y busquemos sin descanso.

Un fuerte abrazo.

Dn.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba