jueves, 4 de junio de 2009

La fuerza barroca del "Orfeo"

La Música

Desde mi Parnaso amado
vengo a vosotros, ilustres héroes,
famosos descendientes de reyes,
de los que la fama relata

imperfectamente sus méritos,
pues son sublimes.
Soy yo, la música,

quien con sus dulces acentos

sabe apaciguar

los corazones alterados

y que puede inflamar

de cólera o de amor

los espíritus más fríos.

Cantando a los sones

de mi cítara de oro,

acostumbro a alegrar

los oídos de los mortales e incito

al alma a desear

más ardientemente
entender las armonías

de la lira celeste.

Cuando hago alternar los cánticos

alegres o tristes,
ningún pájaro

se mueve en las ramas,

ninguna onda murmura
sobre las orillas

y la brisa suspende su camino.
Por fin llegó el puente de junio. Para celebrarlo aquí os dejo la fanfarria y el principio de la primera ópera de la historia: L´Orfeo de Monteverdi, todo un prodigio de dramatismo barroco. Es curioso que su argumento se centre en el mito de Orfeo, hijo del dios Apolo y de la musa Calíope. Sólo su lira podía simbolizar la nueva alianza entre música y poesía en los inicios de esa nueva forma de expresión estética que es la ópera. Ningún personaje representa mejor la lucha entre las dos fuerzas originarias de la cultura que, combatiendo sin tregua entre ellas, no pueden vivir, sin embargo, separadas: lo apolíneo y lo dionisíaco. A pesar de ello, a Orfeo lo despedazaron las Ménades. Triunfó la “hybris”, la desmesura. La historia de Orfeo representa el principio y el final de la ópera, un arte que quizá ya esté agotado. La ópera como obra de arte total fue un sueño, pero fue un hermoso sueño. ¡Buon appetito!

2 comentarios:

bLuEsMaN dijo...

Es curioso que cites a la ópera como género agotado.

Mi conciencia musical proviene mayoritariamente de las músicas populares y por eso me gustaría intentar trasladar lo que has dicho a algo que estoy aburrido de escuchar.

En el mundillo del blues se tiende mucho a decir (yo creo que sin mucha conciencia de lo que se habla): "el blues nunca morirá". A esta frase suelo responder lo contrario. El blues morirá cuando las circunstancias sociales que lo han propiciado y la gente que ha crecido bajo ellas desaparezcan. Podrá existir para siempre como existe la tragedia griega, porque aún habiendo formado parte de otra época en ella está representada la misma humanidad que hay en cada uno de nosotros.

El blues representa una "tristeza" que ya se ha dado y sin duda se dará (si una explosión atómica o algo parecido no lo impide) en la posteridad. En esta ocasión se ha revestido con los ropajes del blues pero antes pudo haber sido la música de Chopin o los poemas de Hölderlin.

Creo que la anterior frase que he citado es falaz porque pretende engañarnos para dar eternidad a algo que no lo tiene. En realidad el que la cita suele tener en mente que lo que hace es muy elevado y por lo tanto "siente" que lo que hay de él y lo que está ahí representado debería existir por siempre.

No sé si te referías a esto...pero había que probar suerte.

Saludos

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Me ha encantado tu comentario, bLuEsMaN. Mi cultura musical no sólo abarca el ámbito de lo clásico, pero tengo que reconocer que el blues no es de los géneros que más controle, aunque siempre he disfrutado con B. B. King, Taj Mahal o Ry Cooder. Lo que sí sé es que el blues aparece reflejado en todas las músicas del siglo XX, incluida, como no, la clásica. Desde luego has dado en el clavo. Esas frases cliché también se aplican a la música ¿"seria"?. Y lo cierto es que el tiempo de la ópera ya pasó. Prácticamente no se hace nada nuevo; toda innovación se reduce a crear escenografías que logren "epatar" al tradicional espectador de estas obras tan "anticuadas". Ahora el interés de la sociedad se centra en esos engendros que son los musicales tipo "Hoy no me puedo levantar". Sin embargo, como tú bien dices, la ópera (como cualquier tipo de manifestación artística que esté sometido a la historicidad, es decir, todo el arte) existirá siempre que haya alguien que sepa captar la humanidad que subyace a sus grandes obras. Orfeo y Wozzeck son inmortales no porque así lo vean ciertos espíritus “elevados”, sino porque son “humanos, demasiado humanos” y nos identificamos con ellos.

Gracias.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba