viernes, 19 de junio de 2009

Canción de góndola


"Cuando busco otra palabra para música, tan sólo hallo siempre la palabra Venecia. No sé hacer ninguna distinción entre lágrimas y música, no sé pensar la felicidad, el sur, sin un escalofrío de terror.

Sobre el puente me hallaba
no ha mucho en la noche oscura.
De lejos un canto venia:
gotas doradas se derramaban
sobre la temblorosa superficie.
Góndolas, luces, música—
ebrios hacia el crepúsculo nadaban.
Mi alma, un laúd,
conmovida sin ser vista, se cantaba
en secreto una canción de góndola,
temblando de dicha multicolor.
—¿Había alguien para escucharla?..."

Friedrich Nietzsche, Nietzsche contra Wagner.

Se lo debía a alguien muy especial: dedicar la entrada musical de la semana a la "Barcarolle" de Los cuentos de Hoffmann. Las barcarolas eran canciones que cantaban los gondoleros venecianos y fue una forma musical muy apreciada por la música clásica. Hablar de góndolas y barcarolas es hablar de Venecia, la “Reina del Adriático”. Ciudad de iglesias, palacios y puentes. Ciudad de artistas de altura, como Bellini, Giorgione, Tintoretto, Tiziano, Vivaldi, entre otros. Es en este marco donde se desarrolla la tercera (o segunda) historia de amor que se nos cuenta en la ópera. Y es una historia de amores tristes e imposibles, representados por una góndola que se aleja silenciosa por el Gran Canal.

Pero también es Venecia la ciudad de las máscaras, de la superficialidad. Qué bien lo vio Nietzsche: hay que atreverse a ser frívolos, a vivir sin verdades últimas. ¿Qué hay detrás de las máscaras?: otras máscaras. Hoffmann busca desesperadamente el amor pero, como todo concepto, sólo es una metáfora disfrazada. Por eso renuncia al amor y apuesta por la risa y la embriaguez. Aquí dejo las dos barcarolas más famosas de la música clásica: la de Offenbach (en una voluptuosa versión) y la de Chopin. Bon appétit.

NICKLAUSSE
Belle nuit, ô nuit d"amour,
souris à nos ivresses,
nuit plus douce que le jour,
ô belle nuit d"amour!

GIULIETTA, NICKLAUSSE
Le temps fuit
et sans retour emporte nos tendresses!
Loin de cet heureux séjour,
le temps fuit sans retour.
Zéphyrs embrasés,
versez-nous vos caresses;
zéphyrs embrasés,
versez-nous vos baisers, Ah!
Belle nuit, ô nuit d"amour,
souris à nos ivresses,
nuit plus douce que le jour,
ô belle nuit d"amour!

Jacques Offenbach, Los cuentos de Hoffmann


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Liliana; maestro, aqui tengo para entretenarme toda la vida. ''Jeje''. Voi a seguir viendo videos y me voy a viciar este aburrimiento de verano, y bueno, cuando me grave cantando reina de la noche (si es que encuentro una camara de video que aguante el agudo) pues te avisaré ¿vale? bueno, me despido, que te la pases bien!!!

capitel corintio dijo...

Cuenta una leyenda de origen chino que, entre dos personas que están destinadas a tener un lazo afectivo existe un hilo rojo, que viene con ellas desde su nacimiento. El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es, siempre, una muestra del vínculo que existe entre ellas.


Yo me agarro fuerte al hilo que me une a ti, a vosotros. Muchas, muchas gracias querido amigo. Es un auténtico placer leerte y tenerte... ¿pos no que me has hecho llorar?

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Feliz verano para ti también Liliana. Ahora a leer, a cantar y a disfrutar. No descuides tu ortografía ¿o quieres que te ponga trabajo extra para este verano?

Besos.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Como ves, sigo tus consejos al pie de la letra, Capitel. Me alegro de que te haya gustado la "Barcarolle". También hay un proverbio, que no recuerdo de quién es, que dice más o menos que al amigo no lo busques perfecto, sino que lo busques amigo. Gracias a ti por tu comprensión.

Besos mil.

NB: me encanta el nick que te has puesto: buen fuste y mejor capitel.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba