viernes, 24 de abril de 2009

¿Qué sabes de filosofía medieval?


- Pero ahora dime- estaba diciendo Guillermo-, ¿por qué? ¿Por qué quisiste proteger este libro más que tantos otros? ¿Por qué, si ocultabas tratados de nigromancia, páginas en las que se insultaba, quizás, el nombre de Dios, sólo por las páginas de este libro llegaste al crimen, condenando a tus hermanos y condenándote a ti mismo? Hay muchos otros libros que hablan de la comedia, y también muchos otros que contienen el elogio de la risa. ¿Por qué éste te infundía tanto miedo?

- Porque era del Filósofo. Cada libro escrito por ese hombre ha destruido una parte del saber que la cristiandad había acumulado a lo largo de los siglos. Los Padres habían dicho lo que había que saber sobre el poder del Verbo y bastó con que Boecio comentase al Filósofo para que el misterio divino del Verbo se transformara en la parodia humana de las categorías y el silogismo. El libro del Génesis dice lo que hay que saber sobre la composición del cosmos, y bastó con que se redescubriesen los libros físicos del Filósofo para que el universo se reinterpretara en términos de materia sorda y viscosa, y para que el árabe Averroes estuviese a punto de convencer a todos de la eternidad del mundo. Sabíamos todo sobre los nombres divinos y el dominico enterrado en Abbone, seducido por el Filósofo, lo ha vuelto a enunciar siguiendo las orgullosas vías de la razón natural. De este modo, el cosmos, que para el Aeropagita se manifestaba al que sabía elevar la mirada hacia la luminosa cascada de la causa primera ejemplar, se ha convertido en una reserva de indicios terrestres de los que se parte para elevarse hacia una causa eficiente abstracta. Antes mirábamos el cielo, otorgando sólo una mirada de disgusto al barro de la materia; ahora miramos la tierra, y sólo creemos en el cielo por el testimonio de la tierra. Cada palabra del Filósofo, por la que ya juran hasta los santos y los pontífices, ha trastocado la imagen de Dios. Si este libro llegara…, si hubiese llegado a ser objeto de pública interpretación, habríamos dado ese último paso.

- Pero, ¿por qué temes tanto a este discurso sobre la risa? No eliminas la risa eliminando este libro.

Umberto Eco, El nombre de la rosa
Siguiendo con los repasos en vistas a la P.A.U., le toca el turno al cristianismo y a la filosofía medieval. El cristianismo se presenta como una doctrina de salvación que defiende la existencia de un Dios único, personal, omnipotente, que es, al mismo tiempo, padre y juez de los seres creados por él. Dios crea el mundo de la nada, por voluntad propia, y mantiene una relación de providencia con Él, protegiéndolo y rigiendo el orden existente. Expone la teoría de la Revelación: Dios envió a su hijo, Jesucristo, para salvar y redimir a la humanidad. Recoge la tradición de las religiones mistéricas que creen en un Dios que muere y resucita y promete la felicidad más allá de la muerte. Por otro lado, el nombre "Escolástica" hace referencia a las Escuelas que funcionaban como centros de estudio y que se desarrollaron desde el siglo IX hasta el XV. Aquí tenéis dos ejercicios en formato flash para repasar este período de la historia de la filosofía.
Para verlo más grande, pincha aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba