miércoles, 22 de abril de 2009

La historia de las cosas


Ahora que estamos con el tema “consumo y desarrollo sostenible” os propongo una actividad complementaria al visionado del documental La Isla de las Flores. Se trata de La historia de las cosas, uno de los documentales más vistos y más clarividentes para entender cómo funciona nuestra economía. En efecto, ahí se explica, en tan solo 20 minutos, y de forma muy didáctica y crítica, nuestro sistema actual de producción y consumo. Está narrado por Annie Leonard, una experta internacional en sostenibilidad y salud medio ambiental, con más de 20 años de experiencia de investigación en fábricas y vertederos alrededor del mundo.

En este otro valioso documental se revisan las "grietas" del proceso de producción actual y se repasan todos los males de nuestro sistema económico: niños trabajadores, empresas tóxicas, deforestación; enmarcándolos en dicho proceso y mostrándonos lo defectuoso, deficiente y realmente peligroso que es. Aunque sea un análisis circunscrito a Norteamérica, es aplicable a todo el mundo desarrollado, ya que todos compartimos las mismas lacras e impotencias. Esperemos que documentos como éste sirvan para crear juntos un mundo más sostenible y justo.

Aquí tenéis la versión de youtube, dividida en tres partes. También lo podéis ver de una vez en google video, doblado también al español, pero de inferior calidad. Para más información, consulta la entrada de la Wikipedia, donde encontrarás varios enlaces; entre ellos, el texto del film referenciado y anotado por Annie Leonard en inglés.





6 comentarios:

Liliana Guillén dijo...

hola maestro, soy Liliana, bueno pues valla marranos que estamos echos, la cuestion parece ser que tenemos que acabar con la vida en la tierra y con ella misma nosotros, los cerdos del uiverso, anda ke si!!
ahora una duda, donde staba el video ese que nos dijiste de ¿LA ISLA DE LAS FLORES? ske no lo encuentro.. =( y kiero verlo... bueno, me pasare por aki mas tarde y lo buscare, pero dime donde esta!! jeje.. bueno muxos SALUDOS!

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola Liliana: Por lo que más quieras, cuida tu ortografía. Las indicaciones para no perderte navegando las puedes encontrar en el enlace que he puesto debajo de la moneda griega que se llama "Aviso para navegantes". En cualquier caso, "La Isla de las flores" está en la categoría "Medio Ambiente" o, si te fijas bien, al principio de la entrada que acabas de comentar. Sólo tienes que pinchar en el enlace correspondiente. Un afectuoso saludo.

Isabel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Ángel Castaño Gracia dijo...

Estimada visitante:

El documental, firmado por una autora de suficiente prestigio internacional, es un material complementario a los que se trabajan en clase, que básicamente se reducen a un libro de texto que cuenta con el "nihil obstat" de las autoridades educativas y que presenta diferentes líneas de análisis. El tema del desarrollo sostenible y responsable forma parte del currículo oficial de la asignatura que imparto. Por otro lado, el consumismo desaforado al que se ven sometidos nuestros alumnos adolescentes, absolutamente condicionados por la publicidad, hace necesario que estas cuestiones se traten en la escuela pública, la de todos. Los materiales que se ofrecen en este blog son de uso voluntario y, por supuesto, están elegidos en función de mi ideología personal, que imagino que será tan válida como la de usted. Le puedo asegurar que nada está más lejos de mi intención que el manipular a mis alumnos, algo que no se puede deducir de la selección de un vídeo. Cuando usted asista a mis clases podrá opinar sobre la idoneidad o no de mis métodos de enseñanza y aceptaré encantado las críticas que me haga.

Saludos cordiales.

Inés Peñarrubia dijo...

Tengo 14 años y he visto el vídeo "La historia de las cosas" con mi hermana de ocho años. Nos ha hecho reflexionar. A las dos. Supongo que eso pretende el profesor. No creo que pretenda dar una lección sobre historia económica (ciertamente no estamos capacitadas para ello), ni tampoco plasmar toda la "verdad" o dar una visión "objetiva" sobre el capitalismo que ahora está en crisis. Tampoco sé qué otros vídeos podemos ver que nos ofrezcan otra versión (¿la de los que a estas alturas niegan el cambio climático?, ¿la de los que dicen que los trabajadores tienen la culpa de esta crisis?). Por lo pronto, ya que no podemos refutar argumentos de economistas, sólo hemos reflexionado: aunque seamos una niña y una adolescente, no nos gusta vivir en la burbuja que nos proporcionan las nóminas de nuestros padres y nos arremolinamos ante el ordenador con ellos cuando podemos ver algo que nos haga pensar y discutir (nos gusta discutir). Hemos pensado, por ejemplo, en la "calidad de vida" de mucha gente conocida que gana dinero para consumir rápidamente porque no tiene tiempo libre (los conocemos y no queremos ser como ellos: preferimos tener menos dinero pero poder irnos de excursión con una tortilla a algún paraje aún no explotado). También hemos reflexionado sobre cómo la moda nos hace consumir (ahí nos ha dolido, porque caemos en eso a pesar de las advertencias de nuestros padres). He recordado, además, un pequeño artículo que escribí en la revista de mi instituto en el que acabé diciendo, tras comprobar que no podía pasear a mi abuela por ningún parque cerca de mi casa (en una zona de expansión), que "hacer casas no es hacer ciudades". Pero lo que más nos ha llegado al corazón es pensar en lo barata que está la ropa y en que eso es posible porque hay gente explotada para hacerla.
El que sabe de Economía es mi padre, nosotras sólo sabemos que hemos dedicado una hora a reflexionar con mi madre sobre nuestro bienestar y el del mundo. Sólo sabemos que este mundo puede ser mejor y nosotras también.

José Ángel Castaño Gracia dijo...

Hola Inés, bienvenida.

Desde luego, si este comentario lo has escrito tú sola, te doy mi más sincera enhorabuena. Demuestras tener una capacidad especial para la escritura, además de una sensibilidad exquisita para estos problemas. Tienes razón al afirmar que la intención del profesor es provocar la reflexión entre los alumnos, sean de la edad que sean. En el vídeo en cuestión no creo que se diga nada que falsee la realidad; al contrario, creo que es bastante verosímil. A estas alturas resulta bastante ingenuo creer en las bondades de nuestro sistema productivo. La economía se estudia en relación con la historia, el pensamiento y otros saberes. Si el haber incluido este magnífico documental como material complementario ha suscitado reflexiones como la tuya, doy por satisfechas mis expectativas como docente. Esa y no otra es nuestra tarea: ampliar el mundo de nuestros alumnos, aunque ello pueda suponer, como dicen los psicólogos, un conflicto cognitivo.

La filosofía, el razonamiento crítico, surgió gracias al asombro, la admiración, la sospecha y la duda que ciertas personas experimentaron ante el saber establecido. Una persona que está en posesión de la verdad, que reproduce de forma acrítica aquello que le ha sido transmitido sin ser filtrado por el tamiz de la crítica, no puede ser nunca juez de nada.

Me gustaría dedicarte la siguiente cita de Erich Fromm, que he incluido en la entrada “La ola o el anhelo instintivo de sumisión”. Pásate por aquí cuando quieras.

“Nos sentimos orgullosos de no estar sujetos a ninguna autoridad externa, de ser libres de expresar nuestros pensamientos y emociones, y damos por supuesto que esta libertad garantiza —casi de manera automática— nuestra individualidad. El derecho de expresar nuestros pensamientos, sin embargo, tiene algún significado tan sólo si somos capaces de tener pensamientos propios; la libertad de la autoridad exterior constituirá una victoria duradera solamente si las condiciones psicológicas íntimas son tales que nos permitan establecer una verdadera individualidad propia. ¿Hemos alcanzado esta meta o nos estamos, por lo menos, aproximando a ella?”

Saludos cordiales.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba