viernes, 27 de febrero de 2009

Astérix, Obelix y la crisis del capitalismo


¿Cómo vencer de una vez a los irreductibles galos? Muy fácil: introduzcámoslos en una economía de mercado. Tal es el eje argumental de este episodio de Astérix, el genial cómic de Uderzo y Goscinny.

No pocos han establecido estos días un paralelismo entre el final del Imperio Romano y la decadencia del sistema occidental, apoyado siempre en la economía capitalista. Un capitalismo que siempre ha tratado de "domesticar" a los ciudadanos, reducidos a consumidores satisfechos y totalmente acríticos con el poder establecido, lo que ha impedido cualquier levantamiento social. Esta es la trampa y la perversión del capitalismo: su legitimidad se basa en la renuncia "voluntaria" de los ciudadanos a cambio de un falso bienestar que se basa en el materialismo más vulgar.


Todo esto aparece en este genial cómic. La nueva estrategia de los consejeros de Julio César consistirá en convertirlos en exportadores de menhires. De esta forma, el único interés de los galos será única y exclusivamente la acumulación de riquezas, quedando asimilados automáticamente en el tejido social del Imperio. Lógicamente, entre estos nuevos "súbditos" se hayan Astérix y Panorámix el druida -el sabio-; quienes harán regresar a la cordura a la aldea gala.

También hoy se alzan voces críticas que tratan de poner luz en este colapso de la "sociedad opulenta". Quizá, si les hiciésemos caso, la sociedad entera despertaría de su letargo.

Si quieres leer el cómic pincha aquí.

1 comentarios:

pedro jose pinel dijo...

La verdad es que es uno de los mejores cómics de toda la serie. El guión es estupendo y debería ser de obligada lectura en el los centros de enseñanza. Al gran Gatsby le toca nuevamente llorar. Esperemos que esa "luz" no nos lleve a algo peor. Saludos.

Publicar un comentario

En “Angelus Novus” cualquier opinión, sugerencia o comentario serán muy bien acogidos. No serán publicados, sin embargo, los mensajes injuriosos, discriminatorios o con un lenguaje inapropiado.

¡Muchas gracias!

Ir Arriba